¿Qué está pasando en el mundo del diseño contemporáneo? Tal vez responder esta interrogante nos pueda ayudar a entender la profundidad y el incremento desmesurado de los casos de plagio a los textiles artesanales que se siguen sumando a la lista cada mes.

 

Desgraciadamente no existe un marco legal que regule, detenga o prohíba explícitamente los plagios, sin embargo, hay conocimiento, hay cultura, hay cosmogonía, hay iconografía y hay patrimonio textil que las cadenas de moda rápida y casas de alta costura no están respetando.

 

Se podría decir que los plagios vienen acompañados de un gran silencio sobre el origen real de los diseños y sus creadores, además de que el modelo lucrativo de las copias textiles está marcado por el deslindamiento total de retribuciones económicas a los verdaderos autores y guardianes de la iconografía artesanal.

 

Conscientes de  este panorama en el que aún hay mucho por hacer para evitar esta prácticas, nos dimos a la tarea de analizar y compartir las 5 consecuencias principales de los plagios a los textiles artesanales:

  1. Pérdida económica para las y los artesanos. El modelo lucrativo de las copias textiles por parte de marcas o diseñadores nacionales e internacionales está marcado por la falta de reconocimiento y crédito de los diseños, lo que da como resultado el deslindamiento total de retribuciones económicas sobre las utilidades para con los verdaderos autores de la iconografía artesanal indígena.
  2. Despojo del valor cultural del textil. Además de no existir una relación o colaboración respetuosa en la que se pueda retribuir justamente a los y las artesanas por su trabajo, las y los consumidores a los que están dirigidas las prendas plagiadas invierten su dinero en piezas de dudable calidad, carentes de valor e identidad cultural, debido a que son manufacturadas de manera industrial.
  3. Pérdida de oportunidades de desarrollo. Por cada consumidora que compra una prenda con un diseño plagiado, hay una oportunidad menos para que las y los artesanos generen una venta, mejoren sus capacidades productivas, así como sus canales de comercialización.
  4. Fortalecimiento y visibilidad del patrimonio. El trabajo de las artesanas y artesanos comprende la aplicación de conocimientos y técnicas ancestrales heredados de generación en generación, los cuales se traducen en la iconografía particular de cada comunidad indígena digna de ser valorada por los consumidores que adquieren estas prendas bajo esquemas de comercio ético, sin embargo, las y los compradores que adquieren las prendas con diseños plagiados, están muy lejos de ser parte de una cadena comercial que otorga un justo valor y reconocimiento al patrimonio que representan los textiles artesanales, perdiendo así la verdadera identidad y valor cultural de las prendas originales.
  5.  Incremento en casos de plagios. Al no existir el marco legal adecuado de protección en México, las marcas y diseñadores entran en un ciclo repetitivo de mantenerse exentos de castigos y/o penalizaciones, por lo que cada mes se revelan casos de nuevos plagio sin consecuencias trascendentales más allá de una denuncia o nota en prensa.

 

Desde NGO impacto y Viernes Tradicional, agradecemos a las y los seguidores que se han dado a la tarea de comunicarnos y denunciar los casos de plagio que aunque no son legalmente penalizados, pueden ser socialmente señalados y rechazados.

A %d blogueros les gusta esto: