Los famosos “caftanes” de la marca británica Pippa Holt han ocasionado un gran revuelo en redes sociales y en algunos medios de moda mexicana. La polémica que ha generado debate entre un gran número de personas es la supuesta apropiación cultural indebida de esta firma a los pueblos de Santo Tomás Jalieza y San Juan Colorado, Oaxaca y la diferencia de precios que existe entre el costo de los cinturones y huipiles, elaborados en telar de cintura y brocado, los cuales se venden en alrededor de 700 y 3 mil pesos respectivamente según el diseño y la dificultad, contra el precio final de 18 a 20 mil pesos en diferentes tiendas de retail en línea del mundo (1).

Cabe destacar que todas las opiniones y posturas son respetadas, no obstante ha habido una serie de preguntas que destacan del resto: ¿Qué es lo que da valor al trabajo de las artesanas? ¿Existe realmente una apropiación cultural indebida? ¿Cuál fue y ha sido la relación de Pippa Holt con las artesanas? Para intentar responder estas y otras preguntas, nos hemos acercado con dos de las artesanas de San Juan Colorado y Santo Tomás Jalieza, Felipa Hernández y Verónica Mendoza, respectivamente,  así como con  la estilista australiana Pippa Holt y la antropóloga, Marta Turok (2), para que, en conjunto, podamos buscar mayor claridad sobre  esta situación de una manera más imparcial posible con respecto a este tema.

Grupo de artesanas representadas por Aurelia, en San Juan Colorado. Foto: Cortesía.

Nuestra intención con estos escritos es fungir como un espacio de diálogo donde las opiniones de las personas consultadas formen parte de la pluralidad de voces en este debate. El presente trabajo fue dividido en tres partes debido a la extensa información recaudada gracias a las entrevistas y la aplicación del Decálogo Saber Artesanal Textil como herramienta para el análisis de las buenas prácticas de la firma y de aquellas acciones que pueden ser mejoradas a corto o mediano plazo. .


En primera instancia, algo que debemos destacar, y que resultará clave para entender dónde estamos paradxs en el análisis de esta situación, es que las artesanas tienen derecho a la economía y a decidir estrategias de mercado y de diversificación de canales comerciales desde su propia autonomía y autogestión (3). Esto es primordial, pues lo que interesa es el autoreconocimiento de las mujeres como personas autónomas y empresarias, con una gran capacidad autogestora. No obstante, el eje amarillista al que los medios de comunicación han recurrido, solo ha traído desinformación con respecto a este tema y no a un acercamiento con las artesanas, su trabajo artesanal y la relación con la australiana Pippa Holt.

Actualmente existen múltiples posturas sobre lo que es la apropiación cultural indebida. La antropóloga Marta Turok, quien forma parte del consejo consultivo de Viernes Tradicional (una iniciativa de NGOimpacto), menciona que la apropiación cultural indebida es “robar diseños y elementos, y lucrar con ello sin dar crédito ni retribución a las artesanas o a las comunidades” (4). Desde esta perspectiva, el trabajo de la firma Pippa Holt ¿responde estrictamente al criterio “apropiación cultural indebida”? Como se puede consultar en su página web, la marca Pippa Holt ha exteriorizado en distintos manifiestos sus procesos con las maestras artesanas de San Juan Colorado y Santo Tomás Jalieza, Oaxaca, así como la presentación de las artesanas y su trabajo en redes sociales, etiquetas de la firma y demás recursos audiovisuales (5). También se ha tenido conocimiento sobre los acuerdos iniciales de las artesanas con la marca, donde se establecen las formas de trabajo y los precios de venta, lo que resultó en una colaboración comercial establecida desde 2015 (6).

Grupo representado por Mónica Hernández de San Juan Colorado. Foto: Cortesía.

Viernes Tradicional contactó a Verónica Mendoza, artesana que colabora con la marca y quien, a través de una entrevista, declaró que la australiana ha mantenido una “buena relación de colaboración y que ha viajado a San Juan Colorado y a Santo Tomás Jalieza para coordinarse con ellas sobre los trabajos que vende en el extranjero. En palabras de la artesana, comenta que se sientan a trabajar con ella directamente para acordar combinaciones de colores, diseños y elegir cómo se hará el producto (7).

Esto pudo ser confirmado por Pippa Holt quien también en entrevista nos contó que las maestras artesanas, junto con ella, poseen una estrecha relación de amistad, la cual está basada en una completa confianza, misma que ha permitido que las colaboraciones se realicen de manera continua por más de cinco años (8).

Proceso de tejido. Foto: Cortesía.

En un acercamiento con Luvia Lazo, traductora y productora de la firma Pippa Holt en México, nos contó un poco sobre el proceso y la distribución de las artesanas con respecto a la colaboración con la marca:

“La colaboración comenzó hace aproximadamente cinco años con un grupo de artesanas quienes, a través de la Casa de las Artesanías de Oaxaca se hicieron los primeros acuerdos y planes de trabajo. Después, varias representantes de artesanas (9) buscaron a Pippa para colaborar y en total al día de hoy trabajamos con siete representantes y con alrededor de 15 artesanas por grupo dando un total de aproximadamente 100 artesanas. Cada representante trabaja sobre un diseño en colectivo propuesto por ellas mismas y, a partir de ahí, es que Pippa habla con ellas (10), les propone colores y, cuando las artesanas deciden, comienzan a trabajar su diseño y es cuando se hace la labor de muestreo. Luego de eso, Pippa se encarga de hacer la promoción con las tiendas y en ese momento es cuando se deciden qué pedidos se harán. Es decir, si la tienda solicita 40 piezas de un modelo y las artesanas comunican que solo pueden hacer 35, solo se hacen 35 piezas para esa tienda (11)”.

Asimismo, Felipa Hernández Reyes, representante de artesanas que colabora con la firma ha publicado un comunicado en Facebook donde destaca que el trabajo realizado ha sido responsable y que esto ha sido una ventana para su trabajo. Felipa ha declarado en nombre de todas las artesanas lo siguiente:

“Estamos eternamente agradecidas con Dios por poner en nuestro camino a la señora  Pippa Holt, a ella le pedimos que siga adelante con el proyecto y a las personas que no simpatizan con ella también les pedimos por favor, que no por esas diferencias se afecte a toda una comunidad y a nuestras hijas e hijos y familiares que dependen de este trabajo. Es muy fácil criticar y hacer comentarios negativos desde fuera sin poner un granito de arena para apoyar a la gente indígena. Recuerden el sol sale para todxs, sólo hay que mirar el lado correcto (12)”.

Artesana Felipa Hernández Reyes. Foto: Facebook.

A esto, Pippa Holt habla sobre el proceso de colaboración y de cómo inició su relación con las artesanas:

“Hace ocho años conocí a Felipa y a Angélica Hernández en un viaje que hice a Oaxaca, fue ahí como nos hicimos amigas y desde un principio tuvimos una gran conexión y compré varias de sus piezas. Luego de pasar dos años fuera de México, volví y se nos ocurrió hacer algo juntas. Así, todo surgió naturalmente, no fue planeado y todo fue una maravillosa coincidencia. Ellas estaban muy emocionadas y desde un principio sabían que era una colaboración. Yo nunca he dicho que son mis diseños y hasta la fecha no lo haría. Son sus diseños y yo los llevo al mundo. El mundo los amó, yo también,  los uso todos los días”. 

Ante los recientes acontecimientos, Pippa nos comparte que actualmente trabaja con un consejero sustentable y recalca que esto no se trata de una apropiación cultural indebida ya que: “No estoy plagiando  la prenda y digo que es mía, o que es mi diseño. Siempre he sido una persona honesta”.  Asimismo, la estilista australiana  quiso aclarar que no han cambiado la forma de definir los precios de venta acordados con las artesanas desde hace cinco años cuando comenzamos su colaboración: 

“Seguimos pagando los precios que las artesanas acordaron y si hubiera habido algún escenario para bajar el precio no lo hubiéramos hecho. Por eso, cuando los grandes retailers nos piden grandes pedidos, todo se multiplica y se eleva la suma que reciben. En países donde se paga en euros también reciben más. Por ello las artesanas están muy felices y agradecidas. Pero también están preocupadas  porque no quieren perder el trabajo. Como puedes ver en mi página web, son madres y trabajan en otras profesiones. Son inteligentes, saben cuando están trabajando en nuevos diseños propios, saben de los calendarios de la moda y saben que son parte de una marca de alta moda y están contentas con eso. Solo queremos decir que estamos muy orgullosas de nuestra marca”. 

Artesanas de San Juan Colorado con Pippa Holt. Foto: Cortesía.

Es importante analizar y reflexionar ante estas declaraciones ya que aún cuando la marca afirma que sus prácticas son sanas y responsables, sabemos que toda acción de colaboración puede optimizarse y que es un trabajo que deben hacer las dos partes, es decir, tanto las artesanas como las empresas colaboradoras y marcas como Pippa Holt con las que se colabora comercialmente. Definir los acuerdos pertinentes desde un principio es fundamental para mantener una relación de colaboración ética donde se sepa que el origen sí cuenta, y cuenta mucho.

En nuestro siguiente texto, plantearemos la controversia  con respecto al cambio de nombre de huipil a caftán como medida de mercadotecnia, y la mejora que se propuso a la marca Pippa Holt, clara y directamente. Así como la supuesta falta de transparencia de la firma en temas de trazabilidad y beneficios hacia las comunidades  y su posible mejora ante la voluntad de la marca para adecuar sus prácticas específicas a éstos temas con los grupos de artesanas con las que colabora, fortaleciendo así al sector Saber Artesanal Textil. No te lo pierdas.

NOTA: Las opiniones y declaraciones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores o entrevistadxs y no representan necesariamente la posición oficial de NGOimpacto y de Viernes Tradicional.

Referencias:

  1.  Precio confirmado por Verónica Mendoza, artesana de Santo Tomás Jalieza en entrevista personal. 
  2.  Antropóloga mexicana con estudios de licenciatura y maestría en las universidades de Tufts, Harvard y la UNAM, así como un diplomado en Marketing de la Universidad de California en Berkeley.  Actualmente funge como curadora del Centro de Estudios del Arte Popular Ruth D. Lechuga en el Museo Franz Mayer.
  3. Marta Turok, entrevista personal.
  4. Marta Turok, entrevista personal. 
  5. Verónica Mendoza, entrevista personal. “Ella (Pippa) pone unas tarjetas donde dice el proceso de dónde viene,  quién lo hizo,  etc. Si no lo reconociera, u omitiera el hecho que es de Oaxaca pues ahí sí sería apropiación cultural indebida, pero ella siempre ha estado clara”.
  6. Luvia Lazo, entrevista personal. “Inicialmente se empezó a trabajar con una cooperativa que es la Casa de las artesanías en Oaxaca, ellas fijaron sus costos y todo, ahí se establecieron los acuerdos”
  7.  Verónica Mendoza, entrevista personal.
  8.  Pippa Holt, entrevista personal.
  9. En San Juan Colorado y en Santo Tomás Jalieza, se da una organización de grupos de artesanas cuyas representantes se encargan de hacer las relaciones comerciales con compradores locales y extranjeros. Se trata de grupos independientes que hacen la labor de desarrollo de textiles indígenas.
  10. Pippa Holt confirma esta información en la entrevista: “Nunca me escucharás decir: yo hice este huipil, son mis diseños. Todo se trata de las artesanas que lo diseñaron”.
  11.  Luvia Lazo, entrevista personal. 
  12. Comunicado de Felipa Hernández Reyes en Facebook: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=150236593376520&id=100051705397823