Agradecemos nuevamente a todas y todos los que se han tomado el tiempo para analizar y leer las entregas de  Entretejiendo Historias parte 1 y 2, así como sus comentarios. Reiteramos nuestro enfoque en el que todas las voces contribuyen a nutrir este debate y fortalecen el conocimiento sobre estos temas. 

En la segunda parte de esta publicación compartimos un análisis sobre las acciones de la marca australiana Pippa Holt. Con ayuda del  Decálogo Saber Artesanal Textil, una herramienta participativa propuesta por  NGOimpacto, reflexionamos sobre la transparencia y trazabilidad de la cadena de valor de la marca. En esta tercera y última entrega, analizaremos otros aspectos de las colaboraciones comerciales entre diseñadorxs, marcas y colectivos de artesanas, usando de nuevo el Decálogo como una herramienta práctica que pudiera contribuir a construir relaciones más horizontales y propiciar colaboraciones comerciales en continua transformación, enfocadas en las buenas prácticas de comercio justo y ético, con base en la cooperación y la co-creación.

Decálogo Macro Saber Artesanal Textil, una herramienta para contribuir a construir relaciones horizontales y propiciar colaboraciones comerciales

Promover el análisis de estas prácticas comerciales es de suma importancia, pues no se trata sólo  de acciones superficiales de mercadotecnia, sino de activaciones profundas que tienen como base la cultura e identidad de los pueblos originarios, así como la valoración del  conocimiento y saberes ancestrales, patrimonio intangible de los pueblos alrededor del mundo. Es por esta razón que nos apoyamos en el marco del Decálogo Saber Artesanal Textil para plantear posibles transformaciones en las prácticas comerciales que propicien el continuo y arduo trabajo autogestivo, autodeterminado y colaborativo, estableciendo pautas de colaboración entre artesanas, diseñadorxs, ONGs, marcas y casas de moda, de manera equitativa, sostenible, consciente y ética. 

La vinculación de este caso con el Decálogo Saber Artesanal Textil tiene como objetivo generar un mejor acercamiento no solo con las maestras artesanas, sino con todos y todas aquellas interesadas en colaborar con pueblos originarios en el futuro. Además, permite a los y las consumidoras conscientes exigir a lxs diseñadorxs y marcas transparencia en cuanto a las prácticas de vinculación, calidad de las relaciones comerciales y la adecuada distribución de beneficios que resultan de la comercialización de los productos artesanales.

Adicionalmente, queremos sumar a este debate la acción que el gobierno de Oaxaca ha tomado con respecto a este tema. El medio mexicano El Universal (2), en su edición de Oaxaca, publicó una noticia en la que informa que próximamente algunos grupos de artesanas venderán sus creaciones a través de la iniciativa de Amazon Handmade. Si bien esta acción podría contribuir a un incremento en las ventas de las artesanas, ¿realmente se perfila como una vía alterna de comercio ético autogestivo? 

A continuación podrás encontrar algunos de los puntos más relevantes del Decálogo, contrastados con las prácticas comerciales de Pippa Holt. Los 10 puntos del Decálogo Macro Saber Artesanal Textil  que a continuación se presentan están vinculados específicamente en el sub-Decálogo Colaboraciones Comerciales que puedes consultar con mayor detenimiento dando click aquí. 

Sub-Decálogo Saber Artesanal Textil Colaboraciones Comerciales

1. Autonomía y libre autodeterminación.

Este punto del Decálogo es uno de sus pilares fundamentales. Implica el establecimiento de relaciones de colaboración que reconozcan y valoren las diversas formas de organización comunitaria, estructuras de gobernanza autónomas y el uso de las manifestaciones culturales con plena consciencia de los derechos que les corresponden.

En el caso de la marca Pippa Holt, las maestras artesanas entrevistadas manifestaron que el acercamiento con la firma se dio inicialmente a través de la Casa de las Artesanías de Oaxaca y posteriormente fueron integrándose otros grupos de artesanas. Comentaron también que esta relación con la marca ha representado para ellas una gran oportunidad de colaboración y venta actual, pero también la posibilidad de colaborar con otras marcas en el futuro, expandiendo así sus opciones y medios de vida. (3)

Las maestras artesanas también han expresado que la relación de colaboración es respetuosa, que conocen los procesos de la marca y los precios de venta a las consumidoras finales. Sin embargo, como ya se ha mencionado en entregas anteriores, se desconoce si todas las mujeres artesanas involucradas tienen acceso a esta información, si participan de otras formas en la toma de decisiones de la empresa, si conocen las estrategias de mercadotecnia y comunicación o del reparto final de las utilidades. Esta información y otros detalles de los procesos de producción y comercialización de la marca son fundamentales para que la toma de decisiones por parte de los grupos de artesanas se haga de manera informada, siendo las decisiones informadas un eje clave del ejercicio de la autonomía y autogestión.

2. Reconocimiento de la Colectividad y respeto a la comunidad de acuerdo con el contexto y los acuerdos comunitarios.

Se sabe ya que tanto los grupos de artesanas de San Juan Colorado y Santo Tomás Jalieza, como la firma Pippa Holt han expresado que existen acuerdos internos sobre la dinámica de colaboración, así como de los costos de logística, mercadotecnia y ventas de la marca. Sin embargo, se desconoce la posición de ambas comunidades en cuanto a los acuerdos establecidos con Pippa y sus representantes en México. Se ignora también si, como lo establece el Decálogo, algunos de los elementos culturales representados en los textiles en cuestión se comparten con otras comunidades o regiones, y si estas están al tanto de los acuerdos establecidos.

Foto: Cortesía Pippa Holt

Este apartado del Decálogo atiende uno de los aspectos más complejos, polémicos, e interesantes de las colaboraciones comerciales, dado que exige una aproximación crítica (y multifactorial) a las prácticas de convivencia de cada comunidad, la construcción y ejercicio cotidiano de la comunalidad. En esta ocasión no ahondaremos en en este punto, ya que para ello es necesario adentrarse en la complejidad del concepto “comunidad”, reconociendo las dinámicas internas de cada una de ellas, sin ignorar su heterogeneidad y la convivencia  cotidiana de diferentes grupos de poder al interior (ya sean elegidos por usos y costumbres, en procesos electorales o de facto). 

No obstante, vale la pena mencionar que el reconocimiento a la colectividad representa una co-responsabilidad entre los colectivos que participan, las artesanas que los integran y la marca, buscando construir relaciones profundas, constantes, coherentes y enfocadas en  transformaciones que contribuyan al Buen Vivir.

3. El valor de nuestra cultura e identidad, el valor de nuestros productos textiles.

Se retoma aquí el polémico cambio de nombre de huipil a caftán. Si bien ambos nombres comparten una legión poderosa, ancestral e histórica, tal como lo menciona el Decálogo en este punto, el cambio de nombre invisibiliza el saber ancestral de los pueblos originarios  y la diversa riqueza cultural mexicana tanto en sus formas tradicionales, como de innovación textil. 

En este sentido, la marca de Pippa Holt tiene frente a ella una oportunidad invaluable para demostrar que existe la posibilidad de transformar prácticas mercadológicas históricas de los mercados occidentales de la alta moda y contribuir a la transformación del sector desde una perspectiva multicultural, plural, abierta y dialogada.

Foto: Cortesía Pippa Holt

Nombrar al huipil por su nombre y presentarlo así al mundo abre una pequeña ventana para conocer y valorar la cultura, la identidad, las técnicas y la iconografía de los pueblos originarios. Por ello, es de suma importancia que la marca reconsidere su posición.

4. Preservación y protección de los saberes colectivos de los pueblos originarios.

Si bien la marca ha colocado en su sitio web información sobre el huipil (xicun en mixteco) y ha reiterado que “respetar la integridad cultural de estas artesanías (these crafts) es un aspecto fundamental (the core) de nuestra empresa”, no se advierte un compromiso activo por visibilizar el conocimiento y técnica de los colectivos de artesanas, más allá de la receta mercadológica recurrente. Se desconoce si la marca y sus representantes contribuyen a la generación de registros etnográficos que den fe de los elementos y manifestaciones culturales de los pueblos originarios de la región o si participan de otro modo de la difusión de los mismos.

5. Escucha Activa, comunicación asertiva.

Según las declaraciones de la firma y de las artesanas, existe una vinculación activa y profunda entre el equipo de Pippa Holt en México y las maestras artesanas. Asimismo, la estilista de origen australiano ha manifestado su compromiso de conocer y escuchar las inquietudes e intereses de las mujeres artesanas con quienes colabora. 

Aún así, se ignora si la marca ha construído estrategias para establecer un diálogo intercultural, que promuevan una relación horizontal durante el proceso comunicativo, reconociendo los retos que de entrada implica una conversación en dos lenguas profundamente diferentes. La escucha activa y comunicación asertiva posibilitan  también el conocimiento cada vez más profundo del otrx, de su contexto y condiciones de vida y de los valores culturales que se ponen en juego durante el diálogo. Invertir esfuerzos en una vinculación empática y profunda entre las tejedoras y la firma, permitirá una participación cada vez más activa de las artesanas en las dinámicas internas de la marca.  Escuchar y mantener esta comunicación es fundamental para sostener procesos transparentes que puedan ser también conocidos por las compradoras finales.

6. Relaciones horizontales respetuosas (no jerárquicas).

Según lo expresado por la australiana Pippa Holt, las relaciones establecidas con las artesanas son horizontales y fomentan el diálogo e intercambio de saberes. Asimismo, las artesanas han dicho que se han establecido acuerdos de palabra sobre diseños y planes productivos a corto y mediano plazo.  

Sin embargo, hasta el momento no hay constancia sobre la posición organizacional en la que se encuentran las artesanas con respecto a la estructura de la marca y si sus funciones incluyen decisiones más allá de las respectivas al diseño, sino a niveles más amplios de la estrategia y operaciones de la firma.  Se desconoce también la calidad de las relaciones al interior de los colectivos y grupos de artesanas, su funcionamiento, principios y normas de gestión interna de la producción, elementos fundamentales para garantizar la horizontalidad y colaboración ética a todos los niveles.

7. Intercambio de experiencias

No se tiene conocimiento de pronunciamientos o información accesible que confirme que efectivamente existe un intercambio de experiencias entre los grupos o colectivos y con las representantes de la marca. Si bien durante las entrevistas realizadas por VT, y en la mayoría de los testimonios publicados en el sitio web de la marca, las artesanas expresan gusto por su trabajo artesanal, alegría de colaborar con Pippa y beneficios económicos que se reflejan en una mejor calidad de vida, no hay evidencia de la existencia de un intercambio de experiencias, es decir saberes y conocimientos que van en dos vías, así como tampoco de la adquisición de nuevos conocimientos o desarrollo de nuevas habilidades por parte de las artesanas.

8. Transparencia y trazabilidad.

La firma Pippa Holt ha incluido un esquema de costos, los cuales vislumbran un primer paso a estas transformaciones por su parte para hacer sus prácticas y cadena de valor  transparentes tanto al público en general, pero especial y detalladamente a los colectivos. No obstante, este punto puede ser consultado con más profundidad en la parte 2 de Entretejiendo Historias: Una mirada al caso Pippa Holt, dando click aquí. 

Foto: Cortesía Pippa Holt

9. Narrativas Pluriculturales e Incluyentes.

Hasta ahora se ha analizado la comunicación interna y tipo de relaciones que se establecen durante las colaboraciones comerciales. Pero hay otro elemento que resulta fundamental en cuanto al rol que juegan los grupos de artesanas en dichos procesos. ¿Qué mensajes se comparten en las redes sociales y comunicación pública de la marca? ¿Contribuyen estos a la construcción colectiva de narrativas pluriculturales e incluyentes? Según lo expuesto en las redes sociales y el sitio web de Pippa Holt, las artesanas y el respeto a su labor son un pilar clave de la marca, y sin embargo la imagen y palabra de las artesanas aparece en un segundo o tercer plano. ¿Cómo pueden colaborar diseñadorxs y marcas con sus estrategias de comunicación a construir narrativas conjuntas que pongan a los pueblos originarios en primer plano? ¿Puede la narrativa editorial y comercial impulsar un reconocimiento del entorno y las formas de vida de las comunidades? 

Parte de la reflexión invita a tomar en cuenta la gran complejidad de la pluriculturalidad y el balance necesario de los discursos audiovisuales y narrativas que puedan cumplir con los objetivos de mercadotecnia y a su vez contribuir a amplificar la voz y vivencia de los pueblos originarios y grupos de mujeres artesanas en este caso.

10. Acciones individuales y colectivas de transformación dentro de los colectivos y en colaboración con el gremio artesanal textil.

Es de suma importancia fijar en conjunto, tanto grupos de artesanas y artesanos, diseñadorxs, marcas y otrxs colaboradorxs, las pautas de colaboración para la producción y comercialización de piezas textiles artesanales, sin comprometer el patrimonio cultural intangible, antes bien acercándolo a más personas y formas de uso. Para ello, la creatividad, el diseño y la innovación son requisitos fundamentales. Sin embargo, es importante subrayar que son la formación, la adquisición de nuevas herramientas y la actualización constante lo que fortalecerá la capacidad de agencia de los colectivos de artesanas e impulsará sostenidamente su avance hacia la autonomía y autogestión.

Conclusiones

Si bien el Decálogo Saber Artesanal Textil puede ser una herramienta para plantear transformaciones en las prácticas de colaboración comercial entre diferentes grupos, es tan solo un paso más en un camino largo por recorrer. Por ello, desde el movimiento Viernes Tradicional, invitamos a los y las artesanas, consumidoras, diseñadorxs y marcas que estén interesados en el trabajo artesanal y técnicas ancestrales a que continúen con estos esfuerzos de acercamiento y uso de esta herramienta para transformar sus prácticas actuales y hacer de las colaboraciones comerciales procesos más equitativos, justos y éticos. 

Pensar en qué caminos se pueden tomar y qué puentes se necesitan construir como sector para colaborar con los pueblos originarios forma parte de una reflexión urgente, tanto a nivel de colaboraciones comerciales, como de legislación e incidencia pública. En los últimos años el sector del Saber Artesanal Textil ha cambiado y madurado, en gran medida gracias a las solicitudes y exigencias de los y las consumidoras que se reconocen como conscientes. Ellas y ellos han contribuido a trazar un futuro prometedor para los colectivos de hombres y mujeres artesanas en algunas regiones del mundo.

Foto: Cortesía Pippa Holt

Las tres entregas de Entretejiendo historias: una mirada al caso de Pippa Holt, han cubierto algunos de los aspectos más polémicos sobre este caso. Sin embargo,  dejan sobre la mesa reflexiones pendientes las cuales, sin duda, contribuirán a la construcción futura de conocimiento sobre estos temas. 

EL SENTIDO DE LAS COLABORACIONES

Considerando la gran cantidad y diversidad de opiniones vertidas en redes sociales sobre este caso, la primera pregunta necesaria y casi obligatoria es: ¿A quién benefician las colaboraciones comerciales (cui bono)? ¿Pueden equipararse los beneficios que recibe una diseñadora/marca con los beneficios que reciben los grupos de mujeres artesanas? ¿Cómo puede medirse el “reparto equitativo” de estos beneficios? Estas preguntas nos dirigen inevitablemente a problematizar sobre el sentido y razón de ser de una colaboración comercial. ¿Cuál es el objetivo de estas colaboraciones? ¿Es su objetivo principal elevar las ventas y por lo tanto los ingresos de las mujeres artesanas? ¿Es contribuir a la visibilidad y respeto del saber ancestral de los pueblos originarios? ¿O es contribuir a  garantizar el acceso a los derechos humanos de dichos pueblos? 

A lo largo de este análisis hemos tocado este punto de manera tangencial varias veces, sin embargo consideramos indispensable reparar en este tema debido al aumento de casos polémicos en el sector y a la complejidad de los mismos.

¿Qué condiciones se transforman en la vida de las mujeres artesanas cuando deciden participar de una colaboración? En primer plano encontramos el derecho a medios de vida dignos y a una economía familiar sostenible, pero existen también una serie de condiciones y derechos relacionados con la calidad de vida de los pueblos que pueden o no transformarse a partir de estas relaciones colaborativas. Resulta entonces inaplazable para el sector la responsabilidad de ahondar sobre la cantidad y cualidad de los beneficios que derivan de las colaboraciones, y en función de estas, establecer parámetros que puedan contribuir a la equidad y transparencia. 

PARTICIPACIÓN Y REPRESENTACIÓN

Otro tema recurrente y polémico, y por tanto fundamental para enriquecer el debate, ha sido la capacidad de agencia y representatividad de los grupos de mujeres artesanas. Si bien en estas entregas se exploró el tema de las decisiones informadas como un elemento fundamental para la construcción de relaciones horizontales, queda aún por problematizar una cuestión subyacente a la toma decisiones que es la representación del interés superior no solo de los grupos de artesanas que participan de estos acuerdos, sino también de la comunidad en su conjunto. ¿Qué actores deben involucrarse en la decisión y acuerdo de la producción y venta de los textiles artesanales de una comunidad o región? ¿Quién puede o debe representar legítimamente a la comunidad en estas decisiones? El tema de la representatividad legítima es un aspecto complejo que se adentra en los derechos colectivos de los pueblos originarios y por tanto, no sólo compete al sector del Saber Artesanal Textil, sino a mucho otros sectores y ámbitos. En este sentido, el sector tiene la gran oportunidad de contribuir a este debate, poniendo en juego los saberes adquiridos a partir de la experiencia acumulada en el establecimiento de acuerdos productivos con grupos, colectivos y comunidades.

Por último, queda una cuestión más relevante para la reflexión colectiva, la cual vale la pena enunciar con el fin de profundizar en la complejidad multifactorial de las colaboraciones comerciales. ¿Cuáles son los canales más apropiados para el desarrollo de este debate? Sin duda, estas conversaciones han sido posibles gracias a foros de diálogo, así como la participación activa en redes sociales, mismas que aportan y amplifican las voces de aquellos y aquellas que tienen acceso a estas. Sin embargo, surge la pregunta ¿Están los grupos de artesanas y artesanos representados en estos canales? De no ser así ¿Cuál es entonces el lugar idóneo para llevar a cabo este debate? Si bien se reconoce que los espacios de participación y representación aún están en construcción, la planeación de espacios más horizontales y equilibrados es sin duda una área de oportunidad que permitirá construir puentes que generen conversaciones generadoras de reflexiones y de saberes colectivos en este y otros sectores.  

NOTA: Las opiniones y declaraciones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de lxs entrevistadxs y no representan necesariamente la posición oficial de NGOimpacto y de Viernes Tradicional.

Referencias:

  1. https://drive.google.com/file/d/1ScisvaGVo3WAyrhOTuKkHFI8M2Vo9pgK/view
  2. https://oaxaca.eluniversal.com.mx/sociedad/29-07-2020/tras-plagio-de-huipil-que-uso-katy-perry-artesanas-de-oaxaca-ya-venden-sus
  3. Verónica Mendoza, entrevista personal.
  4. Voz desde los colectivos indígenas.