Tania y Barush

 

Tania: Me llamo Tania Huerta y soy originaria de la ciudad de Puebla. Hace unos meses terminé mi maestría en Desarrollo Económico y Cooperación Internacional que me ha permitido desempeñarme con la visión de las ONGs y trabajar en una organización de derechos humanos que se llama Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho. En este trabajo llevo pocos meses, por lo tanto, también viviendo en la Ciudad de México, así que dejé muchas de mis cosas artesanales en Puebla, pero al poco tiempo, Barush vino a la aventura y comenzamos a vivir juntos.

Barush: Yo soy Barush Ruiz, soy arquitecto y actualmente me dedico a diseño de interiores. Cuando Tania vino a vivir a la Ciudad de México, me moví para alcanzarla porque no puedo vivir sin ella. Mientras vamos construyendo nuestra vida juntos, en un futuro me gustaría dedicarme a la construcción social.

Conozco a Tania desde hace 14 años, fuimos amigos durante muchos años, después nos perdimos la pista hasta que nos encontramos hace 4 años y poco antes del año empezamos a salir y ya llevamos 3 años en una relación seria y estable.

Barush usando un cotón de Zinacantán, Chiapas y Tania vistiendo una blusa de San Juan Chamula, Chiapas.

 

 

¿De dónde nace el gusto por las prendas artesanales?

 

Tania: Desde que tengo memoria me gusta la ropa artesanal. Cuando era pequeña, recuerdo que en Puebla hacían (y siguen haciendo) unas ferias de artesanías y exposiciones, era el momento mágico de ir con mi mamá a platicar con los artesanos. En estas ferias había expositores y artesanos de todos lados y nos platicaban de los textiles y su trabajo. De estos lugares siempre salía con algo pequeño, aunque fuera una bolsita, un monedero o lo que fuera; en mi familia siempre me inculcaron ese amor por la artesanía. Cuando fui creciendo, comencé a hacerme de más cosas. Es muy complicado comprarme ropa artesanal porque generalmente los huipiles son grandes y mi complexión es muy pequeña.

 

Todos los días traigo o una prenda o un accesorio artesanal. Voy al trabajo y me dicen que por qué no voy más formal, pero con la apertura de lo hecho en México ahora me chulean muchísimo las blusas, los rebozos. La gente poco a poco entiende que mi ropa es una manera de expresar quien soy y lo que me gusta.

Tania Huerta con blusa de Hueyapan, Puebla.

 

 

Barush: Mi gusto nació hace poco tiempo gracias a Tania; la conocí con todas esas cosas artesanales que la caracterizan, esos colores y alegría. Yo no estaba tan enterado qué era una prenda artesanal, no les prestaba atención a los conceptos de quién la hace o de dónde sale. Tania me empezó a inculcar mucho el amor por esa ropa y te vas dando cuenta que no sólo es ropa, que detrás no hay una empresa que fabrica en serie y que no le importa la condición de vida de quien la hace, entiendes que la ropa artesanal es hecha con amor, son piezas con alma.

Barush con su rebozo favorito.

 

 

¿En dónde compran su ropa?

 

Barush: La clave ha sido que viajamos mucho y el don de Tania para encontrar artesanos. Vamos mucho a ferias y exposiciones.

 

Tania: También me ha ayudado mucho #ViernesTradicional porque cuando veo las fotos que comparten en la iniciativa, veo y busco a la artesana que lo hizo para contactarla. Me gusta realizar la compra directamente con ellas, por ejemplo, a la Cooperativa Mujeres Sembrando la Vida de artesanas de Zinacantán, Chiapas, les escribo y Xunka me manda fotografías de las blusas y bolsas que tiene.

Tania Huerta y Xunka Hernández, coordinadora de la Cooperativa Mujeres Sembrando la Vida.

 

Me ha tocado encontrar cosas maravillosas que me quedan e incluso me ha pasado que estoy con el artesano viendo las prendas y me quiero probar algo que es talla para niña; el artesano me dice que esa prenda no me va a quedar, pero entro perfectamente.

 

También nos damos nuestras vueltas en los bazares de diseño mexicano y andamos en la búsqueda del trabajo artesanal, siempre fijándonos en la calidad maravillosa de los artesanos porque hay quienes te quieren vender cosas con telas bordadas de fábrica.

Tania vistiendo un cleco hecho en Hueyapan, Puebla y una bolsa de Teotitlán Del Valle, Oaxaca y Barush usando una prenda de Hueyapan, Puebla.

 

 

¿Cuáles son sus prendas favoritas?

 

Tania: Como me cuesta encontrar cosas de mi talla, lo que encuentro lo atesoro muchísimo. Entre tantas cosas que tengo, lo que más me gusta son los bordados de Oaxaca y Chiapas, tengo varias cosas de Mujeres Sembrando la Vida, también tengo cosas de lana de San Juan Chamula.

Blusa con bordados de Zinacantán, Chiapas.

 

Barush: Creo que mi prenda favorita es un cuello bordado del Istmo de Tehuantepec, aprovechando que para el trabajo me piden ir de traje, mi cuello bordado es perfecto porque combina muy bien, se ve elegante, es muy calientito y me gusta mucho. También tengo un rebozo que me encanta y que combina con todo.

Cuello con bordado de cadenilla del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

 

 

¿Cuál ha sido su última adquisición?

 

Tania: Un rebozo del estado de Hidalgo con los mágicos bordados tenangos que todo mundo me chulea.

Tania usando su rebozo con bordados tenangos acompañada de Barush usando un rebozo de bolita adquirido en Cuetzalan, Puebla.

 

Barush: Lo último que me compré fue una guayabera de henequén en el viaje que hicimos a Mérida.

 

 

¿Qué porcentaje de su clóset está conformado por ropa artesanal?

 

Juntos: El 80% de nuestro closet. (Juntando las dos partes)

Barush usando rebozo de bolita adquirido en Cuetzalan, Puebla y Tania usando quexquémetl de Hueyapan, Puebla.

 

¿Qué les falta?

Tania: Un quexquémetl de San Luis Potosí y un rebozo caramelo.

 

Barush: Creo que necesito más camisas, porque tengo muchas guayaberas, me gustan mucho las camisas que tienen detalles artesanales bordados.

Cuando vamos a hacer las compras artesanales, no vamos pensando en una prenda específica, a veces llegamos a la casa con cosas que ni pensábamos o ni teníamos planeadas.

Tania con vestido de Hueyapan, Puebla y Barush con camisa usando camisa con bordado de cadenilla del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

 

 

¿Qué opinan de #ViernesTradicional?

 

Tania: Las artesanías están vivas y el proceso de elaboración está en transformación constante, entonces, la persona que piense que si usas un huipil, estás degradando a la cultura, debe entender que hay espacio para todo. Creo que #ViernesTradicional es una forma de hacer comunidad, encontrar a otras personas que tienen gustos a fines que incluso mediante ellos puedes encontrar artesanas, cooperativas y tiendas. Es una forma de acercarse y compartir con personas que están a cientos de kilómetros o a metros, la apreciación del trabajo de las artesanas. Por esta iniciativa he encontrado mujeres que tienen proyectos muy interesantes y también nuevas formas de portar los huipiles y vestidos que quizá no se me hubiera ocurrido. Es un espacio que da cabida a todo.

 

Barush: Me parece muy importante porque es necesario que la gente entienda y que conozca que portar prendas artesanales no te hace menos, es un tipo de mentalidad cerradas y nada que ver. Es importante que se reconozca que lo que hacen las artesanas y artesanos son prendas de calidad y están hechas con amor. Un problema importante con el cual se lucha, es con la influencia del país vecino que vende mucho la imagen de las personas influenciadoras que usan marcas que mandan a hacer sus prendas a países en donde no sabes cuanta gente tuvo que morir para que uses algo barato y que te vas a poner muy pocas veces porque en poco tiempo pasa de moda. Creo que #ViernesTradicional es una buena iniciativa que da a conocer que se pueden usar las prendas artesanales y que se llevan bien con el estilo de vida contemporáneo.

Tania usando un huipil y Barush un cuello, ambas piezas del Istmo de Tehuantepec.

 

Huipil de lana de San Juan Cancuc, Chiapas.

 

Blusa de Santa María Tlahuitoltepec, Oaxaca.

 

Huipil de San Pedro Chenalhó, Chiapas.

 

Tania usando un vestido con detalles bordados y de encaje del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca y Barush portando guayabera de Mérida, Yucatán.

 

 

 

Agradecemos mucho la entrevista que nos brindó Tania Huerta y Barush Ruiz, sin duda, un claro ejemplo del amor compartido por los textiles artesanales de nuestro país.

A %d blogueros les gusta esto: