Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

El mes de noviembre no lo podemos dejar pasar sin antes conocer a una artesana originaria de Aldama, municipio ubicado en Los Altos de Chiapas y un poco de su historia y trabajo en la elaboración del huipil originario de este lugar, para esto tuvimos el gusto de conocer y entrevistar a Maricela Ruiz Santis quien nos permitió realizarle una entrevista.

 

Cuéntanos un poco de ti y como aprendiste a tejer y brocar.

Mi nombre es Micaela Ruiz Santis  y vivo en Aldama, tengo 24 años.

Aprendí a tejer desde muy chiquita, tenía entre 8 y 9 años, como estudiaba la primaria no tenía mucho tiempo de aprender todos los días, pero mi mamá me enseñaba y era algo difícil. Primero aprendí a tejer liso, porque el brocado no lo podía hacer, es más complicado de tejer.

Luego aprendí a tejer con brocado como a los 10 u 11 años, y mi primer huipil completo lo hice como a los 12 años, porque tenía muchas ganas de hacer uno yo sola. Aunque la primera vez no me salió tan bien, lo volví a hacer y ya esa segunda vez sí me salió bien. Me gusta hacer mi ropa tradicional, y me siento muy contenta de que así sea.

Micaela Ruiz Santis.

 

 

¿Te gustaría enseñarle a tus niñas lo mismo que te enseño tu mamá?

Claro que sí, mi niña que tiene 5 años se llama Mariela y ella ya me dice que quiere comenzar a tejer, que le preste el telar y yo le digo que aun está muy chiquita, que todavía no puede, pero como a ella le gusta le enseño algunas cosas con sus juguetes de telar que tiene para que poco a poco lo aprenda. Le gusta mezclar colores y quiere que le enseñe a tejer.

 

 

¿Aquí en Aldama las mujeres jóvenes siguen tejiendo o ya no les gusta?

La verdad no se está perdiendo, porque nosotras aquí en Aldama vivimos de los telares que hacemos y de nuestras artesanías, pero a las compañeras que salen a vender no les pagan muy bien. A veces se van a San Andrés Larráinzar o a otros lados, pero yo estoy en un grupo con varias mujeres que trabajamos con Impacto y la verdad nos sentimos muy bien trabajando así, por que ellas nos piden las horas que nos lleva hacer una prenda y de acuerdo a eso, nos pagan, y nos pagan mejor que si lo vendemos en otro lado.

 

 

¿Antes de trabajar con Impacto en cuánto vendías un huipil?

Cuando no estábamos con Impacto, un huipil tradicional  lo vendíamos en $900.00 ó $1,000.00 pesos, pero con lo que hemos aprendido con la organización, ahora ese mismo huipil lo vendemos en $2,000.00 ó  $2,200.00 pesos. El precio depende del brocado que hagamos y el tiempo que nos lleve hacerlo.

 

 

¿Cuánto tiempo te tardas en hacer un huipil completo? desde que armas el telar, hasta que terminas el huipil.

Es difícil a veces contar las horas porque trabajamos también en la casa, como en hacer la comida, lavar la ropa, limpiar, entre otras cosas, pero cuando nos ponemos a trabajar en el telar le dedicamos 4 ó 5 horas al día y ya hacer un huipil tradicional completo nos lleva entre 50 o 60 horas, dependiendo del brocado que hagamos.

Micaela trabajando en su telar de cintura.

 

¿Ha cambiado el brocado en los huipiles de antes a los de ahora?

Sí, un poco, porque antes no habia tantos brocados como ahora que vamos haciendo diferentes y hemos aprendido ha tejer muchos brocados.

 

 

¿Qué significa el huipil, y en su totalidad el telar y el brocado?

Los diseños en el telar tienen un significado, como el brocado de cruz  y los rombos; el brocado de cruz lo usamos en las iglesias o en donde acostumbramos poner cruces como en los ojos de agua; el brocado de rombos es por los 4 puntos cardinales o del inframundo, también hacemos serpientes, flores, y estrellas que representan a la naturaleza. Nuestras faldas también están hechas en telar de cintura y nos lleva 45 horas hacer una.

 

 

¿Qué otras actividades realizas a parte de tejer?

Yo solamente me dedico a tejer porque me gusta mucho hacerlo y me gusta experimentar con colores y diseños diferentes, eso hemos aprendido con Impacto, porque no a todos los clientes les gustan los colores  fuertes, por eso aprendimos a mezclar colores y hacer otros tejidos.

 

 

¿Crees que es imporante que los niños y niñas de Aldama aprendan a tejer?

Sí, porque así no se pierde la cultura y la tradición de nuestro pueblo, y la indumentaria se seguirá utilizando.

 

 

¿Qué opinas de que otras personas de otras ciudades vistan los huipiles de Aldama?

Pues es bonito, porque yo por ejemplo uso huipiles de otros pueblos, de Chenalhó o San Andrés Larráinzar, porque me gustan y no es malo que lo use aunque yo no sea de ese lugar.

 

 

Debido a la limitación de comunicación digital en Aldama, Chiapas, para contactar a Micaela puedes ponerte en contacto con la organización Impacto (da click aquí) con sede en San Cristóbal de Las Casas, quienes con mucho gusto te vincularán para realizar cualquier pedido o compra con Micaela.

 

Agradecemos a Micaela por su tiempo para esta entrevista realizada en Aldama, Chiapas.

 

A %d blogueros les gusta esto: