Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

El huipil de San Juan Bautista Valle Nacional, Oaxaca es uno de los textiles emblemáticos de la región de La Chinantla y también es un textil trabajado por pocas artesanas de la región pues cada vez hay menos jóvenes sin el interés por continuar la tradición textil de sus comunidades.

 

Tuvimos la oportunidad de conocer a Rosa Elvia, artesana de Rancho Grande quien en los últimos años ha trabajado en la elaboración completa del huipil de su comunidad, pues hay artesanas que sólo hacen el lienzo en telar de cintura y hay quienes sólo bordan, sin embargo, a su corta edad, Rosa busca preservar la tradición textil de su comunidad y continuar transmitiendo su patrimonio a las nuevas generaciones.

Rosa Elvia Leyva Antonio. Fotografía de ONG Impacto.

 

Me llamo Rosa Elvia Leyva Antonio, tengo 21 años y soy originaria de la comunidad de Rancho Grande del municipio de San Juan Bautista Valle Nacional.

 

Tenía 6 años cuando empecé a hacer el bordado de punto de cruz y a los 15 años empecé a hacer el telar. Un año después hice mi primer huipil completo yo sola y me sentí muy contenta porque cuando aprendí pensé que era muy difícil y dentro de mí pensaba que no era lo mío pero con la práctica y el tiempo me di cuenta que tenía la habilidad y que me gustaba mucho. Cuando estaba aprendiendo a bordar y a tejer, las cosas no salían bien a la primera pero una debe seguir intentando hasta que salga el huipil como debe ser.

Rosi trabajando el telar de cintura. Fotografía de ONG Impacto.

 

A mi me enseñó a tejer una abuelita de la comunidad, es una señora muy respetada en Rancho Grande, yo la veo como mi abuela aunque no lo es de sangre pero así nos acostumbramos y la aprecio mucho.

 

Cuando terminé mi primer huipil bien hecho, llegaron unas amistades a mi casa y me lo compraron, en ese momento dije: no es la primera ni la última prenda que yo haré.

 

Realmente llevo pocos años haciendo huipiles completos y me siento muy joven porque a mis 21 años soy una de las pocas bordadoras jóvenes de mi comunidad y me siento contenta porque es una forma de preservar la tradición de mi lugar de origen aunque también hay niñas de 8 y 9 años que ya están aprendiendo los diseños del bordado.

 

Yo me veo a futuro como una artesana que lucha por no perder sus diseños y sus tradiciones textiles, enseñarle a todas las generaciones y mujeres que yo pueda porque en los últimos años el número de artesanas de Valle Nacional ha ido disminuyendo mucho y pareciera que se está perdiendo la tradición textil aunque habemos quienes no queremos que eso suceda. De hecho yo ya fui maestra de dos jovencitas, les enseñé a tejer y quiero seguir haciéndolo.

 

Yo formo parte de una red cooperativa de artesanas que nos promovemos en Región del Alto Papaloapan, Oaxaca y estoy muy contenta porque gracias a la difusión de nuestro trabajo es que he tenido la oportunidad de salir de la comunidad o por ejemplo asistir al Encuentro Internacional: Propiedad Intelectual y Patrimonio Cultural en la Era Digital para exponer el caso del plagio de nuestros diseños y dar a conocer nuestro trabajo que es muy especial. También es importante que más investigadores del textil se acerquen a trabajar con nosotras las artesanas para rescatar nuestra historia y difundir que somos culturas vivas para ser respetadas y revalorizadas.

 

Rosa dando una demostración de su trabajo en el Centro de las Artes de San Agustín Etla, Oaxaca. Fotografía de ONG Impacto.

 

 

Sobre el plagio

 

Yo creo que el único aspecto del plagio que nos pudo llegar a beneficiar, fue que los ojos de varias organizaciones y público en general se fijaron en Valle Nacional y eso nos da una oportunidad de mostrarnos al mundo y que se conozca nuestro trabajo como el auténtico y no el plagiado.

 

Nosotras como colectivo y artesanas esperamos que después de este caso, haya más personas que se acerquen a Valle Nacional y que conozcan nuestras tradiciones y ayuden en la preservación de nuestra herencia.

 

 

 

Opinión sobre #ViernesTradicional

 

A mi me gusta que el huipil de Valle Nacional sea usado por personas fuera de la comunidad y me da mucho orgullo porque se difunde el trabajo y cultura pues cada flor, cada árbol de la vida, cada diseño tiene su significado y es lo que nos esforzamos por rescatar y es lo que nos da identidad.

 

 

Agradecemos a Rosa Elvia por su tiempo para esta entrevista y esperamos que el trabajo textil de San Juan Bautista Valle Nacional, Oaxaca, se siga difundiendo y sobre todo revalorizando. Para contactar a Rosa puedes enviar un mensaje de texto o WhatsApp al +52 1 (283) 128 5531.

A %d blogueros les gusta esto: