Con la reciente noticia del plagio de los bordados tenangos que hizo la marca española Mango, se ha vuelto a poner en discusión la facilidad con la que las marcas de fast fashion copian y lucran con el patrimonio textil de los pueblos sin reconocer el trabajo y esfuerzo que éste requiere, por ello, #ViernesTradicional se acercó a Samuel García Marcelo, joven artesano originario de San Pablo el Grande, localidad del municipio de Tenango de Doria, Hidalgo. Samuel tiene 27 años y cuenta con una larga trayectoria y conocimiento de la técnica artesanal.

Samuel García Marcelo, quien además de artesano, también modela las camisas que él mismo borda.

 

Mi familia y yo salimos de San Pablo el Grande hace varios años porque tuvimos complicaciones para poder comercializar y dar a conocer nuestro trabajo, ya que el acceso y la comunicación son muy difíciles; estamos en la Sierra de Hidalgo, las 13 comunidades que abarcan Tenango tienen muy poco acceso y San Pablo el Grande (donde nací) se encuentra hasta el final de todas las comunidades. Los deslaves y la terracería del camino complicaban la salida de nuestros productos al punto que en ocasiones, teníamos que cruzar caminando un tramo que en vehículo se recorre en 1 hora con 40 minutos.

 

Para salir y trabajar nuestros bordados en la Ciudad de México, buscamos el apoyo del presidente municipal de Tenango de Doria para tener el respaldo de que somos artesanos originarios y que el trabajo es auténtico.

 

Algunos clientes nos han hecho el comentario de que les parece raro que estemos bordando desde Ciudad de México y no en San Pablo el Grande, de donde pertenece la artesanía. La ventaja es que hemos podido crecer a diferencia de otras familias o grupos que permanecen en el municipio de Tenango de Doria.

Samuel en su taller participando en el movimiento de Fashion Revolution.

Los Tenangos

Se ha definido como “tenangos” a los bordados realizados en tela (en su mayoría manta) hechos por artesanos del municipio de Tenango de Doria.

Los bordados  se remontan a 90 años atrás pues se dice que había una señora que comenzó con esta tradición. No hace mucho falleció a la edad de 100 años. Hay un libro que de hecho menciona que los bordados no son originarios de San Pablo el Grande como algunos piensan; hubo una pelea entre pueblos (San Pablo el Grande y San Nicolás) para ganarse la tradición de este bordado donde al final el presidente municipal de aquella época decidió llamarle al bordado “Tenangos”, en honor al municipio; actualmente se hace mención a San Pablo el Grande y San Nicolás como cuna del bordado.  El libro se llama “Los tenangos: mitos y ritos bordados” de Carmen Lorenzo.

 

Hubo una época en que se pensó que la técnica iba a desaparecer porque ya nadie quería comprarlo por lo complicado que era acceder a la comunidad. Mi mamá nos dijo un día que ya no íbamos a trabajar el bordado porque ya no nos estaba dejando, estaba comenzando a representar pérdidas en lugar de ganancias. Fue el mismo presidente municipal quien comenzó una campaña de publicidad para levantar el trabajo de la región y llamar la atención de nuevo.

La técnica

Para trabajar la manta, primero se debe hacer un dibujo que no requiere de plantilla, nace de la imaginación de cada artesano. Los dibujos trazados representan flora y fauna de la región o en algunas ocasiones también se plasman celebraciones. Después de terminar el trazo, se comienza a bordar con hilos de colores aplicando la puntada de “pata de gallo”. Como todo en el mundo artesanal, no hay dos bordados iguales.

 

Yo aprendí a bordar cuando tenía 6 años. Mi mamá me enseñó este arte.

La artesana Alicia Marcelo Lopez, madre de Samuel, bordando a mano una colcha con los característicos tenangos.

 

 

Desde muy pequeño comencé a vender mis trabajos, hacía mantelitos para la mesa y en aquel entonces los vendía en $ 5.00 (cinco pesos). Cuando eres niño esa cantidad te parece maravillosa porque corres a la tiendita a comprarte un dulce, pero con el paso del tiempo comprendí que un trabajo que me llevaba días hacer, no podía valer eso.

 

Para realizar los tenangos hay 2 cosas importantes, el trazo del diseño (dibujo) y el bordado. No cualquiera sabe diseñar, en el colectivo somos muy contados quienes sabemos hacerlo. Yo llevo 2 años diseñando gracias a que también mi mamá me enseñó y aprendí por la necesidad de ayudarla porque a ella se le ha desgastado la vista tanto por bordar como por diseñar, es muy cansado.

Samuel diseñando los dibujos para bordar.

Samuel bordando tenangos en una gorra.

Colectivo Artesanías Më M’onda

Todo comenzó gracias a que pude estudiar mi carrera universitaria con el apoyo de una beca. Soy egresado de la Licenciatura en Contaduría de la Universidad Nacional Autónoma de México. Durante uno de los semestres de mis estudios, llevé una materia de emprendimiento, en donde tuve que desarrollar un proyecto. Ante las necesidades de mi municipio y de mi familia, presenté la propuesta de una colectivo en la cual se trabajarían los bordados y se llevarían a un nivel comercial ético y reconocido.

 

Por un tiempo, mi proyecto quedó detenido y fue hasta después de mi graduación que lo pusimos en marcha con el nombre de Artesanías Më M’onda. En otomí, Më M’onda significa “mexicanas”. Artesanías Mexicanas.

 

Lo que comenzó en un grupo pequeño con la familia de mi mamá y papá, al día de hoy somos aproximadamente 100 artesanos de 3 localidades del municipio (San Pablo el Grande, San Nicolás y Peña Blanca) que conformamos el colectivo.

Reunión de alguno(a)s artesano(a)s del colectivo (Artesanías Mexicanas).

Cuando platico con las artesanas les inculco perfeccionar su trabajo, porque tenemos que mejorar y tener un bordado limpio, excelente y de calidad.

 

Uno de los proyectos más importantes que hemos desarrollado ha sido la producción de cojines para el hotel Las Brisas Ixtapa. Una ventaja muy grande es que gracias a la debida conformación del colectivo y mis conocimientos en contabilidad y administración, podemos hacer este tipo de trabajos grandes porque tenemos el acceso a la facturación y me he encargado en ajustar los debidos costos y cotizaciones. Me gusta hacer las cosas bien y de manera profesional. Creo que eso nos distingue.

 

Artesano, contador y futuro diseñador

Me gusta mucho siempre estar activo, tengo un trabajo de contador en la Ciudad de México y terminando mi jornada me voy a una escuela: Ibero Mexicana de Modas, donde estoy  tomando un curso en diseño de moda.

 

Este curso lo estoy tomando porque tenemos clientes que se inclinan por prendas como blusas o vestidos bordados. Los tenangos generalmente son cojines.

 

El reto más grande con el que me he topado para diseñar, fue hacer un vestido de novia. Cuando la novia se me acercó, fui muy sincero con ella y le dije que nunca había hecho un vestido así, ella apreció aún más mi honestidad y confió en mi esfuerzo, por lo que me apoyé de los conocimientos de confección de una amiga y juntos logramos un gran trabajo.

Vestido de novia bordado por Samuel y diseñado por él y su amiga. Fotografía facilitada por Samuel García.

 

Ahorita tengo mi segundo vestido de novia en puerta y mi gran reto es hacerlo yo sólo.

 

Innovación

Debido a la demanda, ahorita estamos haciendo bordados de catrinas y calaveras por el día de muertos, que se nos han vendido muy bien pero también bordamos zapatos, gorras, blusas y camisas.

 

#ViernesTradicional

Yo conocí la iniciativa hace un año cuando una clienta me envió una fotografía donde una persona portaba una prenda con bordados de Tenango. La clienta nos pidió una prenda parecida, pero a mí me dio curiosidad la foto y al preguntarle a la clienta ella me comentó que la había obtenido de la página de #ViernesTradicional. Entré a su página y me gustó mucho el movimiento. Creo que es muy importante dar a conocer el valor y buscar el reconocimiento de nuestro trabajo para que todos puedan apreciarlo debidamente.

Me siento muy contento de que nos hayan contactado, ya que hoy por hoy las redes sociales se han vuelto un medio de comunicación importante y así nosotros podemos dar a conocer nuestros bordados y trabajo.

 

Con toda la variedad de modelos que el colectivo Artesanías Më M’onda (click para seguir en Facebook) tienen a disposición, queremos invitar a toda la comunidad a acercarse y ponerse en contacto con ellos o bien, enviar un mensaje de texto o WhatsApp (+52 1 552 780 4896) a Samuel García Marcelo para solicitar información sobre piezas y costos.

¡Muchas gracias a Samuel por brindarnos su tiempo y compartir con nosotros la historia de su trabajo!