Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

En Aldama, Chiapas, se elabora el huipil de uso diario y el huipil ceremonial, ambos con sus iconografías, significados y elaboración que requieren de gran habilidad y técnica en el telar de cintura y a la hora de brocar.

 

Para esta entrega de Viernes Tradicional nos enfocaremos en el huipil de uso diario que portan las mujeres de esta comunidad, mismas que aprenden a realizar desde niñas.

 

 

Ubicación de Aldama

 

Municipio conocido hasta 1934 como Magdalenas, Aldama se ubica en la región de Los Altos de Chiapas y limita al norte con Chalchihuitán, al este con Chenalhó, al sur con Chamula y al oeste con Larraínzary Santiago el Pinar.

 

 

En Aldama, la actividad económica principal tiene su encuentro en el campo de cultivo de la milpa y en los hogares con el tejido de los textiles. De acuerdo al Consejo Nacional de Población (CONAPO), en el año 2015 el municipio de Aldama presentó un alto índice de marginación.

 

 

La elaboración del huipil

 

También conocido como huipil de Magdalenas debido al nombre antiguo del municipio, lo podemos encontrar en su uso ceremonial (del cual hablaremos en una futura entrada) y el huipil de uso diario remarcado por su tejido y brocado en color rojo.

Huipil de uso diario de Aldama. Fotografía de “Un huipil al día”.

 

Huipil ceremonial de Aldama. Fotografía de www.flysfo.com/museum

 

 

El huipil de uso diario está basado en una prenda ceremonial ligeramente brocada que se usaba en la década de los treinta 1 (Walter F. Morris).

 

La prenda está conformada por dos lienzos tejidos y brocados en telar de cintura que son unidos con una costura a mano por la parte de en medio y a los laterales, dejando espacio para los brazos y la cabeza.

Artesana trabajando en la elaboración de un huipil de uso diario de Aldama. Fotografía de “Hilando Historias”.

 

El brocado que se elabora en el huipil comprende la parte superior que rodea el cuello y enmarca las orillas por donde salen los brazos para vestir el cuerpo de las mujeres tseltales. El brocado puede variar en cantidad, pues los huipiles más elaborados de uso diario llevan más líneas brocadas de forma horizontal. Las prendas más sencillas únicamente comprenden un bordado a mano alrededor del cuello y un brocado horizontal a la altura del busto.

 

Mujer originaria de Aldama usando un huipil con cuello bordado a mano y una franja brocada a la altura del busto.

 

Respecto a la iconografía, el brocado más común en estos huipiles es el muk ta luch o “diseño del universo”, un diseño en forma de rombo sumamente importante dentro de la cosmogonía maya.

 

Desde que se inicia el proceso, hasta su final, se requieren de entre 40 y 50 horas distribuidas en periodos de entre 4 y 5 horas diarias de trabajo para que una artesana realice un huipil de este tipo.

 

Como parte de la innovación y el intercambio cultural dentro de la misma región de Los Altos de Chiapas, las artesanas han incorporado brocados de figuras que anteriormente no estaban consideradas en la elaboración del textil.

La artesana Micaela Ruiz portando un huipil que ella misma elaboró. Su huipil es el ejemplo más claro del tipo de brocados que se elaboran hoy en día en esta prenda de uso diario.

 

 

Esta prenda, a diferencia de muchas otras de Los Altos de Chiapas, cuenta con ciertas limitaciones para ser adquirida o contactar a las artesanas debido a las dificultades de comunicación y señal, sin embargo, puedes acceder a ponerte en contacto con las artesanas que elaboran esta prenda desde la ONG Impacto (click aquí).

 

A %d blogueros les gusta esto: