Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852
Por Manuela López-Mateos Cortés.
 _
Hace unos años visité por primera vez el mercado del domingo de Tlacolula en Oaxaca, como muchos mercados de México, éste se encontraba desbordante de colores; comercializan en mayor parte mercancías de los pueblos cercanos. Cerca de la sede central se encuentra una segunda parte, el mercado de animales, no dudé un segundo en ir a visitarlo y cuando llegué no podía ni parpadear, lo que vi me dejó cimbrada, entre caballos jóvenes y viejos, reses y algunas cabras, vestidas con un deje de muñecas caminan las mujeres de San Bartolomé Quialana guiando cebús bien amarrados a su yunta, a primera vista con solo ver su manera de vestir, no queda claro el país al que pertenecen, sus pañoletas iguales a las de pueblos mongoles amarradas como si fueran rusas, pero dentro de aquel mercado en Oaxaca, estas mujeres vestidas con tantos colores y tantas texturas sin transmitir algún tipo de ansiedad o inseguridad se mueven entre animales que multiplican su peso y fuerza. En aquella visita tomé una foto a la que nombré “maquinaria pesada”, también compré un par de prendas que ellas usan de manera cotidiana, una pañoleta floreada y un “mandil/blusa” como yo le llamé. Esta segunda prenda me causo mucha intriga, se trata de una especie de blusa con dos pares de tiras que se amarran en la espalda, tiene mangas ligeramente bombachas y en el pecho un encaje con vuelos, la gran mayoría hechas de encaje, hay de todos los colores que una pueda imaginar. Después de esta visita que me llenó de dudas, decidí regresar e indagar al respecto, pues cuando pensamos en indumentaria mexicana siempre pensamos en piezas elaboradas con técnicas ancestrales y materiales provenientes de la tierra, el caso de San Bartolomé Quialana sale totalmente de esta idea. La  estructura de su vestimenta me confundía y no lograba entenderla del todo. 

Fotografía titulada “Maquinaria pesada”.

Peto de Quialana.

Peto con muñecas.

Dolores Leycegui, que desde hace varios años trabaja hombro con hombro con un grupo de mujeres de Quialana en un interesante proyecto de muñecas de tela, fue mi guía. Nos encontramos en la iglesia de Tlacolula y partimos a Quialana

San Bartolomé Quialana como lo menciona Dolores, es un pueblo migrante. Este pueblo se encuentra a 1 hora del centro de Oaxaca y se desarrolló en las faldas de una montaña, por la época lluviosa que sucede ahora mismo, Quialana está cubierta por el color verde del bosque y de las milpas, la tierra es de un color rojo muy encendido y juntos estos colores hacen paisajes sin igual.

Fuimos a visitar a Rosa Gómez que entre otras cosas, hace la ropa que portan en este lugar. Como mencionaba anteriormente, la indumentaria me causaba gran curiosidad pues está compuesta en su mayoría por telas de origen industrial, encaje, tafeta brocada, rayón y demás, la razón es la migración de los hombres que en cada visita que hacen a su pueblo llevaban telas para las mujeres de su familia…hasta que lo cotidiano fue traerlas puestas siempre, pienso yo a modo de recuerdo en un “siempre te traigo conmigo”.

Rosa Gómez.

De izquierda a derecha: Dolores, Manuela y Rosa.

 

Rosa me cuenta que su abuela ya se vestía así, pero antes, hace mucho, se usaba un enredo rojo (como el de Tlacolula). El enredo no ha desaparecido, lo usan y está hecho de lienzos de tela escocesa a la cual le hacen tres tablones en cada costado de la parte trasera y lo amarran con una faja que ella nombra Dú’cá. El torso lo cubren con una “blusa de cajón”, siendo ‘el cajón’ y la faja las únicas prendas elaboradas con técnicas tradicionales como el telar de cintura y el bordado, es sobre esta blusa que colocan la pieza que más me intrigaba, a la que yo llamaba mandil/blusa, su nombre real es “peto”, este peto es más común verlo hecho de encaje aunque cualquier tela es buena.

 

 

 

Cuando planteo mi duda, Rosa me cuenta:

“Nosotras, las mujeres de Quialana, trabajamos mucho en el campo (ella misma tiene en su jardín un par de cebús para arar la tierra)  y para proteger nuestra blusa usamos este peto, aunque de tanto llevarlo ya nos acostumbramos así que no nos lo quitamos cuando estamos en la casa. Las pañoletas también las usamos para proteger nuestro cabello del trabajo”.

 

Las mujeres de San Bartolomé Quialana también usan un vestido cuya falda va plisada y el escote del torso esta elegantemente definido, sus mangas de 1/4 van fruncidas y da la imprensión de ser un vestido de algún grupo religioso. También le pregunto a Rosa si usar el enredo o el vestido hace alguna marca social, juventud, soltería, viudez, me explica que no; hago énfasis en la viudez porque veo entre las cosas de su taller un  vestido negro:

“No, no, no, este vestido es negro porque ahorita está más de moda y es lo que más se piden, pero eso no importa, una usa lo que más le guste, enredo o vestido o lo que una quiera, solo el peto se usa con en enredo, nunca con la falda.”

 

Ambas opciones se protegen con un mandil a veces más a veces menos, pero siempre bordado con flores de colores. Es común creer que por el origen industrial de los textiles empleados para la elaboración de indumentaria de algunos pueblos originarios, éstos no cuentan como parte de la cultura.

Teñido de caracol púrpura, brocado entre algodón coyuchi, hecho de rayón o 100% poliester, la indumentaria de los pueblos mexicanos es la proyección de un presente que cada grupo de este país presenta en sus vestidos. Un gran ejemplo de esta situación es el traje del Istmo de Tehuantepec, nacido de la fusión de diversas culturas del mundo y sembrada en la sección más angosta del sur de México, cada elemento que conforma este traje es de origen meramente industrial, sin embargo es un traje icónico y quien lo ve no tarda mas de un par de segundos en relacionarlo con este país.

¡Que nuestro origen mestizo nos enseñe a apreciar y valorar los elementos que nos conforman como nación!

 

¡Si tienes una blusa de San Bartolomé Quialana, no olvides tomarte una foto, subirla a tus redes sociales y usar el HT #ViernesTradicional!

A %d blogueros les gusta esto: