Una maravilla textil como es el huipil de San Juan Cancuc, debe entenderse y conocerse, por ello, en este segundo mes del año, dedicamos nuestras publicaciones a esta hipnótica prenda.

 

Huipil de San Juan Cancuc. Fotografía del sitio “Un huipil al día”.

 

 

 

San Juan Cancuc

 

Este municipio tseltal se ubica en las montañas del norte de Los Altos de Chiapas. En San Juan Cancuc la gente se dedica al cultivo de la milpa y a la producción de los textiles de uso personal o destinados para el comercio.

 

Ubicación de San Juan Cancuc.

 

 

De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en 2015, el municipio registró un 78% de su población en situación de pobreza extrema, siendo el 3º municipio del estado de Chiapas en esta condición y el 26º lugar del país.

 

Al vivir tan grande contraste entre la condición económica de sus familias y la belleza de su patrimonio textil, las mujeres artesanas se comienzan a abrir camino en la búsqueda de la comercialización justa de los huipiles para alcanzar una mejor calidad de vida.

 

 

 

El huipil de San Juan Cancuc

 

El huipil de San Juan Cancuc se hace presente cada semana entre la comunidad de #ViernesTradicional donde remarca su imponente diseño, sus colores vibrantes y su compleja y matemática técnica.

Foto de @bupu_cortes vía Instagram.

 

Fotografía de @pepe_sedano vía Instagram.

 

En el huipil de San Juan Cancuc se plasma una iconografía única que requiere de una gran destreza, misma que aprenden las artesanas desde muy pequeñas. Esta prenda no sólo refleja el talento de la tejedora, también enmarca la habilidad con que se combinan los colores y se logran trazos geométricos mediante el brocado.

Fotografía de @xico vía Instagram.

 

Para conocer sobre las implicaciones que representa la elaboración del huipil, nos acercamos a Juana Victoria Hernández Gómez, artesana originaria de San Juan Cancuc, quien nos platicó sobre el proceso para lograr los característicos rectángulos brocados que aparentan ser un sistema gráfico de pixeles plasmados en un lienzo de impecable blanco.

 

 

De acuerdo a Juana Victoria:

 

Para hacer el huipil, primero debemos conseguir el material que puede ser estambre o hilo de algodón que compramos en San Cristóbal de Las Casas, a esto le dedicamos un día completo porque viajamos, compramos y regresamos. Cuando tenemos el material, comenzamos el proceso para montar el telar de cintura.

 

Para hacer el huipil de mujer, tenemos que tejer 3 lienzos, dos que van en las orillas y el lienzo central donde van los brocados de rectángulos. Una vez que están terminados los cosemos a mano. Todo el proceso para elaborar un huipil de mujer nos lleva hasta 1 mes.

 

Antes nuestros huipiles llevaban mucho color rosa en sus brocados, pero ahora hay más azul y morado.

Juana Victoria Hernández Gómez mostrando su indumentaria completa. Su huipil tiene los colores del brocado actual. Fotografía de “México a colores”.

 

Las mujeres vestimos nuestros huipiles largos, así los usamos y debajo del huipil nos ponemos un enredo (falda) tejido en telar de cintura.

 

También está la camisa de hombre. En esta prenda podemos escoger entre dos tipos de brocados, uno sencillo que le decimos lamalchil porque en este brocado se llegan a notar los hilos blancos entre los colores que los hacen parecer puntitos y está el brocado fino que llamamos bats’il chil donde la franja de color se ve sin las líneas blancas del tejido. Dependiendo del tipo de brocado es lo que tardamos. Terminar una camisa con el brocado bats’il chil nos puede llevar 2 meses.

 

Para la camisa de hombre, se tienen que hacer 3 lienzos para formar la parte del torso y 2 lienzos para formar las mangas y todas las piezas se unen a mano. Los hombres en San Juan Cancuc siguen usando sus camisas tradicionales y se las ponen con una fajilla roja que también es tejida en telar de cintura.

En esta imagen se pueden apreciar las franjas con brocado fino bats’il chil. Fotografía de “El clóset de Yuki Hueda”.

 

El huipil de las mujeres casi siempre va a llevar el brocado lamalchil (sencillo) y nunca vas a encontrar un huipil igual a otro, yo puedo hacer un tipo de brocado y mi mamá puede hacerlo diferente porque los colores y el tamaño de las formas puede cambiar; nuestro tejido y brocado es un sello personal.

Detalle de un huipil de mujer con brocado lamalchil. Fotografía del sitio web “México a colores”.

 

También hacemos los textiles para las niñas y niños porque nos gusta conservar nuestras tradiciones y que los pequeños las aprendan.

Niñas de San Juan Cancuc usando sus huipiles. Fotografía de “Hilando Historias”.

 

Mi abuelita me contó que lo que plasmamos en nuestros textiles nos representa como tseltales. Si se le presta atención al huipil de mujer, te das cuenta que en el cuello, adelante y atrás, hay unos picos, dos de cada lado, para nosotros son los colmillos del jaguar que habita en la selva de la región. El detalle de los colmillos no lo encuentras en la camisa del hombre.

 

Otra cosa que me ha contado mi abuela es que en la antigüedad se decía que había un pájaro nocturno que cantaba “cu”. Un día, antes de que se hiciera de noche se juntaron muchos viejitos y viejitas de la comunidad y tuvieron ganas de ver como era el pájaro y esa noche un señor logró cazarlo. Todos vieron que tenía las plumas muy finas que daban la forma de cuadritos de diferentes colores, por esa razón comenzaron a tomar en cuenta el plumaje y el color para los huipiles. Esto es lo que nos cuentan y es la historia que conocemos de cómo nuestros antepasados sacaron la idea de hacer un lienzo de brocado tan colorido.

 

 

#RecomendaciónVT

 

El colectivo X´chilul Pak, está formado por un grupo de artesanas originarias de San Juan Cancuc, mismas que se comienzan a hacer presentes por medio de sus redes sociales haciendo que sus textiles crucen las fronteras de su comunidad y sean conocidos en diferentes partes.

 

Este colectivo de mujeres artesanas y emprendedoras, desde sus inicios, han tomado talleres y cursos en Impacto Textil donde han aprendido a calcular el costo real de su trabajo para poder véndelo a un precio justo en un esquema de comercio ético impulsado por la ONG impacto.

Artesanas del colectivo X´chilul Pak tomando un taller impartido por Impacto Textil. Fotografía de @ngoimpacto vía Instagram.

 

Para realizar un pedido el colectivo X´chilul Pak, puedes ponerte en contacto con la artesana Juana Victoria mandándole un mensaje de WhatsApp (+52 1 961 129 5869). También puedes seguir su trabajo en su página de Facebook X-Chilul PAK (click aquí).

 

 

A %d blogueros les gusta esto: