Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

La casa minorista francesa de moda, Christian Dior, se suma a la lista de marcas internacionales que recurren a prácticas de plagio disfrazado de buenas intenciones haciendo referencia a la “inspiración”.

 

En esta ocasión, Dior dio a conocer su nueva colección de bolsos “Dior Book Tote” asegurando de que se trata de una “inspiración mexicana”.

Bolso Book Tote de “inspiración mexicana”. Fotografía de Dior.

 

 

Ante tal declaración, las primeras notas en la web colocaban a la comunidad huichola como la dueña de la iconografía plagiada por la marca en cuestión, mientras se decía también que el plagio era a las mujeres chamulas.

 

Entonces, ¿a quién plagió Dior?

 

Dentro de la duda, nos acercamos a Karla Pérez Cánovas, antropóloga con especialidad en etnología, para conocer sobre su punto de vista ante el caso:

San Cristóbal de Las Casas es un lugar de encuentro para muchos viajeros en constante movimiento. Dentro de esa población viajera, hubo y hay una pequeña población de artesanas y artesanos argentinos que se quedó en la región donde hubo un intercambio de saberes y de acuerdo al testimonio que me han compartido las mismas artesanas, las mujeres chamulas aprendieron la técnica de macramé con la que ahora ellas hacen sus características pulseras. La técnica se fue expandiendo y las compañeras chamulas se la fueron compartiendo entre ellas, sin embargo, lo que sí es un hecho es que la técnica no es de San Juan Chamula, es una apropiación cultural de las artesanas de Los Altos de Chiapas.

 

El macramé requiere anudado que es una técnica muy antigua que existe desde hace mucho tiempo en diferentes culturas, lo que tal vez le permitió a las compañeras chamulas aprender dicha técnica con facilidad.

 

Desde mi perspectiva como antropóloga, es importante entender que así como la técnica de macramé, hay otras que no son 100% locales, fueron una apropiación cultural o intercambio de saberes entre pueblos y culturas, como por ejemplo, el telar de pedal o telar colonial que fue traído por los españoles.

 

Entonces, viendo el caso del bolso Dior, no es plagio al trabajo de las mujeres chamulas en su totalidad, y tampoco es inspiración 100% mexicana. 

 

El problema con estas marcas cuando incurren en casos así, es que no se informan ni les interesa informarse; hacen uso de elementos culturales descontextualizandolos y resignificándolos sin ningun conocimiento ni reconocimiento previo de las culturas a las que pertenecen.

 

Técnica argentina o no, lo cierto es que las mujeres chamulas la trabajan para elaborar lienzos o pulseras con fines de venta al turismo de la zona que pueden ser adquiridas hasta por $25.00 pesos (veinticinco pesos 00/100 M. N.), y también es cierto que el bolso de “inspiración mexicana” se vende hasta por $50,500.00 (cincuenta mil quinientos pesos 00/100 M.N.).  Hasta el momento, la marca francesa no ha dado declaraciones sobre el origen de la inspiración, dejando al aire las acusaciones de plagio y sin dar crédito del trabajo artesanal, sea cual sea su origen.

 

Artesana de San Juan Chamula realizando un lienzo de macramé. Fotografía de Impacto Textil.

 

Inspiración

 

Como en todos los casos de apropiación, en ningún momento se lee que la marca le dé crédito a algún artesano, artesana, cooperativa o localidad que haya trabajado en la composición del diseño. Lo único que se lee en la descripción de un video de la cuenta de Facebook de Vogue Paris (en la que se dio a conocer la colección), es un caption que dice:

From a small family workshop in Italy, to the catwalk of Paris fashion week. Trace the journey of this Mexican-inspired Dior bag.

Desde un pequeño taller familiar en Italia hasta la pasarela de la semana de la moda en París. Sigue el viaje de esta bolsa Dior de inspiración mexicana.

 

Ver video

 

 

En su mayoría, los casos de plagio vienen acompañados de un argumento de “inspiración”, cuando la inspiración es totalmente diferente a copiar los diseños y plasmarlos con técnicas ajenas a la mano de obra artesanal auténtica.

 

Hablar de inspiración es destacar detalles o invitar al espectador (o en este caso cliente) a visualizar la inspiración implícita o metafórica en el diseño. El copiar y lucrar con la cosmogonía de un pueblo que trabaja y vive de esta artesanía, no es inspiración.

 

Por el momento, estamos consientes en seguir el camino de la información como herramienta social para dar crédito al trabajo de los y las artesanas, respetando sus creaciones y revalorizando su cultura, pero también, para conocer la historia de sus técnicas.

A %d blogueros les gusta esto: