En el sitio web de la casa de moda francesa Louis Vuitton, por un precio de $12,800 libras esterlinas ($ 312,700 pesos mexicanos), se puede adquirir una peculiar silla elaborada por Raw Edges, un estudio de diseño con sede en Londres que se promociona como productor de diseños e instalaciones únicas de edición limitada, mismas que son firmadas por Yael Mer & Shay Alkalay.

Colección Dolls by Raw Edges para Louis Vuitton. Fotografía vía Instagram.
Fotografía obtenida del sitio https://uk.louisvuitton.com/eng-gb/products/dolls-by-raw-edges-nvprod1550092v

La silla brinca a nuestros ojos inmediatamente pues el llamativo forro de la misma tiene diseños otomíes, mejor conocidos como “tenangos”, iconografía que es plasmada y bordada a mano para darle vida a la cosmovisión de la comunidad de Tenango de Doria, Hidalgo.

Fotografía tomada del sitio https://hk.louisvuitton.com/eng-hk/homepage

Este mobiliario forma parte de la colección Dolls By Raw Edges para la casa Louis Vuitton y que se promociona como:

La silla Dolls de Raw Edges toma su inspiración de las diferentes culturas del mundo y se compone de tres originales elementos que dan vida a un singular diseño. Cuenta con una base, un asiento y una estructura escultórica que puede pintarse a mano para crear una pieza realmente única y adaptarse a cualquier hogar. Este énfasis en la singularidad se remonta al extenso legado de Louis Vuitton como fabricante de equipaje personalizado.

Drawing inspiration from different world cultures, the three striking elements that make up the Dolls by Raw Edges create a playful aesthetic. It comprises a base, a seat and a sculptural shell, which can be personalized through hand-painting to create a truly unique piece to fit any home. This customization option nods to the House’s rich heritage of creating bespoke luggage.

Esta descripción nos deja reflexionando en la necesidad de diferenciar entre el hecho de plagiar y la intención de las marcas en inspirarse en una cultura como lo es la otomí.

En el caso de la silla con diseños tenangos,  podemos hablar de una doble apropiación, la primera por parte de los diseñadores que firman por el estudio Raw Edges y la segunda por parte de la casa de moda Louis Vuitton al aceptar el diseño (a raíz de un posible desconocimiento y por comercializarla). Sin importar cual casa haya tomado la decisión de usar el diseño del bordado otomí, no hay evidencia de que lo hayan hecho con el consentimiento colectivo de los verdaderos autores o de establecer una colaboración justa, lo que se traduce a la creación de un producto que no es del todo original y que no se trata de una inspiración, sino de una nueva apropiación donde el origen y el crédito brillan por su ausencia.

Fotografía tomada del sitio https://hk.louisvuitton.com/eng-hk/homepage

Las prácticas de apropiación cultural, como este caso, es un recordatorio latente de la falta de respeto por los diseños de las culturas y por el constante vacío legal a nivel mundial que permita proteger el patrimonio cultural inmaterial.

En México se ha dado un paso. La Recomendación General No. 35  emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), “Sobre la protección del patrimonio cultural de los pueblos y comunidades indígenas de la República Mexicana”, publicada el 28 de enero del año en curso, pasa a ser un referente nacional y un hito histórico en nuestro país por la atención a la protección de derechos culturales y colectivos de pueblos y comunidades indígenas, específicamente a la protección y salvaguarda de su propiedad intelectual colectiva.

Su principal objetivo es “promover los cambios y modificaciones de disposiciones normativas y prácticas administrativas que constituyan o propicien violaciones a los derechos humanos”.

Dicha recomendación describe diversos casos de plagio, destacando uno (de muchos) sucedido en 2016 con los bordados otomíes y el uso de su iconografía que fue plasmada sobre tazas de la marca Nestlé, sin el debido consentimiento de la comunidad indígena.

Caso de apropiación por parte de Nestlé.

Si bien es cierto que la recomendación va dirigida a determinadas autoridades, no es obligatorio que éstas acaten a la letra lo que menciona dicha recomendación, pues su cumplimiento no es obligatorio. No obstante brindan luz en la temática, sirven de guía y es de interés de la sociedad en general exigirle a todo servidor público que la atienda y le den cumplimiento partiendo de una propuesta de ley.

Es importante destacar que se tiene que continuar trabajando en estos casos, no solo hacerlos visibles en talleres, conferencias y foros, sino darles visibilidad en órganos legislativos, pues son los principales ejes de acción para garantizar, respetar, proteger y salvaguardar los derechos humanos de los pueblos originarios.

El generar e implementar políticas públicas efectivas, promover plena exigibilidad y justiciabilidad de derechos y generar una armonización en el orden jurídico mexicano para tener una plena estandarización con tratados internacionales, es menester del Estado mexicano, de lo contrario se pasa a una violación sistemática de dichos derechos humanos comunitarios.

A %d blogueros les gusta esto: