Saliendo desde la capital oaxaqueña por un hermoso camino de bosque llegamos a la casa de la Familia Martínez en San Pedro Cajonos. San Pedro es uno de los pueblos que conforman la trilogía de la ruta de la seda, en el municipio de San Francisco Cajonos. En esta zona desde hace algunos años, se están recuperando y promoviendo las técnicas ancestrales de crianza de gusano de seda, así como el tejido y teñido de prendas hechas con este precioso material. En el patio central de la casa nos recibe un colorido tendedero con lienzos en tonos naturales: rojos, índigos, rosados y amarillos, que nos dan un primer vistazo sobre lo que se produce en este hogar. Hermosos rebozos con elaborados empuntados, bufandas, blusas y huipiles con degradados de color, todo en tintes naturales. Moisés Martínez, artesano y tintorero especializado en tintes naturales, nos recibe y explica detenidamente cada paso de la crianza y producción textil. Una increíble oportunidad de poder vivir en carne propia las tradiciones de Oaxaca y de México de la mano de guías expertos gracias a Traditions México

Crianza del gusano.

Todo empieza con los huevecillos que la mariposa deposita casi inmediatamente después de ser fecundada por la mariposa macho. Moisés bromea diciendo que es el acto de amor más rápido de todas las especies del planeta pues sucede apenas han abandonado los capullos.

Hay dos tipos de gusanos: los criollos y los “mejorados”, estos últimos no nacen directo de la mariposa sino que son adquiridos con un distribuidor. Los capullos formados por gusanos criollos tienen un color amarillo intenso, mientras que los “mejorados” son blancos. Existen diferencias de color y tacto sutiles entre las sedas que producen ambos tipos, siendo más suave y con un color más irregular la de los criollos.

Una vez que se forman los gusanos, la labor de crianza consiste en mantenerlos bien alimentados con hojas del árbol de mora. Durante 20 días los gusanos van creciendo y consumiendo más y más de éstas hojas. Los Martínez tienen su propio bosque de árbol de mora a unos pocos kilómetros de su hogar. Mantener el bosque sano y abundante es también parte del proceso de la seda.

Al cabo de 3 semanas, los gusanos dejan de comer las hojas y cambian su color a un verde transparentoso. Esa es la señal que indica que están listos para formar los capullos con el hilo de seda. El criador acomoda a los gusanos sobre hojas de encino y espera a que los gusanos hagan su tarea.

Hilado y Tejido

El proceso del hilado comienza cuando se hierven los capullos del gusano para formar una greña. Aunque en algunas partes del mundo este proceso se hace cuando el gusano aún está dentro del capullo, la familia Martínez prefiere esperar a que naturalmente la mariposa lo abandone, sobretodo cuando son criollos pues sólo éstos tienen la facultad de generar nuevos huevecillos. Durante el hervido y lavado, los capullos de gusano criollo pierden el color amarillo y se vuelven blancos.

El proceso de hilado se hace manualmente con malacate o bien con un aparato mecánico de pedal. Poco a poco se van formando las bolas de hilo de seda listos para pasar al urdidor.

Casi todos los miembros de la familia Martínez trabajan el telar de cintura. Moisés y José, especialmente gustan de experimentar con técnicas de teñido como el ikat o el shibori.

Continuamente participan en talleres de innovación textil pues son conscientes que a través de ella alcanzarán mejor los mercados especializados para sus productos.

Para los rebozos es necesario un proceso de empuntado a mano que aplican las mujeres de la familia en una simpática máquina de madera inventada por Moisés.

Tintes Naturales

Después del tejido y empuntado, las piezas están listas para el teñido con tintes naturales. Moisés tiene ya preparadas las tinas con colorantes para mostrarnos, ya que algunos de estos concentrados demoran días o semanas en estar listos. Pericón, palo de Brasil, añil y grana cochinilla son la base para obtener decenas de tonalidades.

El reto de la familia Martínez y todos los productores de seda de la región de Cajonos es sin duda encontrar los mercados adecuados para la venta de sus productos. El proceso desde la crianza del gusano hasta el teñido de piezas con tintes naturales lleva meses de trabajo que se ven justamente reflejados en los precios.

Para mayores informes sobre visitas a Cajonos pueden contactar con Traditions México: connect@traditionsmexico.com.