Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

Para leer la Parte 1/2 da click en el siguiente link: http://viernestradicional.impacto.org.mx/blog/las-colaboraciones-a-base-de-tintes-naturales/

 

 

La magia de teñir con tintes naturales está en el proceso, cada color y planta tienen un proceso diferente; mucho de esto lo podemos ver en el libro de Leticia Arrollo que se llama Tintes naturales mexicanos en el que encontramos aproximadamente 38 plantas para trabajar el teñido y sus recetas para trabajar la lana, algodón y henequén.

 

El hilo más fácil para teñir es la lana y el más difícil es el algodón por su fibra.

Familia originaria de Panthelhó conociendo los pasos de los tintes naturales. Fotografía de Carlos Barrera.

 

Muchas artesanas prefieren ocupar hilos comerciales para hacer los huipiles porque teñir es muy tardado, es un proceso de días y a ellas les quita tiempo.

 

Una de las ventajas de trabajar los tintes naturales es que todo el proceso es orgánico, no hay contaminación; la contaminación viene cuando se llegan a usar entonados como sulfato ferroso o sulfato de cobre para cambiar el color, pero este último proceso no se lo enseño a las tejedoras porque controlar este método es más complicado y todo va a dar al río o a la tierra. Otro aspecto a considerar como impacto ambiental, es que al hacer tintes naturales, se ocupa mucho agua, sin embargo, existen opciones para reutilizarla, que si lo ponemos en contraste con las madejas comerciales teñidas, cada una requirió miles de litros de agua para su elaboración además de usar muchos químicos para obtener los colores.

 

Desgraciadamente, en Los Altos de Chiapas hay muy pocas artesanas que trabajan los tintes naturales, sobre todo con la lana, ya que es un material caro y en su gran mayoría se produce y ocupa para la indumentaria de San Juan Chamula. Las pocas artesanas que emplean lana con tintes naturales son las que concursan con sus tejidos en FONART.

 

Mi siguiente parada en colaboraciones es en el estado de Oaxaca.

 

Todas las piezas que estamos haciendo es para una exposición de arte contemporáneo; aunque es un trabajo muy artesanal, para mi, el hecho de que trabaje un artista en colaboración con artesanos en donde las relaciones sociales son muy importantes y hay producción, investigación y rescate, todo junto, para mi es arte contemporáneo.

 

Todas las piezas la voy documentando para preparar la exposición que tengo planeada para el año 2020 en el estado de Chiapas, Oaxaca y Ciudad de México.

 

En 10 años que llevo colaborando con las artesanas de Chiapas hemos realizado 20 piezas.

Huipil de Venustiano Carranza brocado con hilos teñidos con tintes naturales (palo de Brasil y grana cochinilla). Fotografía de Carlos Barrera.

 

Fidencia, artesana de San Andrés Larrainzar trabajando su telar de cintura utilizando tintes naturales con palo Brasil. Fotografía de Carlos Barrera.

 

Este proyecto colaborativo se ha transformado en un proceso de recuperación, de hecho, mucha iconografía perdida la hemos rescatado. Dentro de este modelo de trabajo, no me interesa hacer una tienda o marca, estoy totalmente involucrado en la creación artística, en la investigación y colaboración, sin embargo sé que para que las artesanas sigan haciendo tintes naturales tienen que encontrar el mercado y el lugar donde vender sus creaciones, entonces me he dado a la tarea de buscar espacios y el mercado de personas que se interesan por los textiles que realizan las artesanas creando vínculos.

 

Al final, mi objetivo es que se rescaten los tintes naturales en Chiapas, por lo menos lograr el objetivo con las doce familias de Los Altos con las que trabajo y que ellas mismas lo puedan llevan a sus grupos y compartir el conocimiento para que no se pierdan los tintes naturales en esta región.

Grupo de artesanas de Magdalenas tiñiendo grana cochinilla y añil. Fotografía de Carlos Barrera.

 

Pieza en colaboración con la artesana Juana Victoria de San Juan Cancuc. Los hilos se tiñeron con una planta que se llama conguerama. Fotografía de Carlos Barrera.

 

Agradecemos a Carlos Barrera Reyes por la entrevista brindada y por la confianza para dar a conocer su proyecto y el trayecto de los 15 años que lleva trabajando los tintes naturales.

A %d blogueros les gusta esto: