Lo ideal, es que no existiera un recuento de los plagios dados a conocer en el mes de julio y que las marcas y diseñadores tuvieran una inspiración ajena a la copia de los diseños textiles de las artesanas mexicanas, pero la realidad es otra. El plagio existe y cada vez es más visible y pronunciado.

 

El mes de julio no se mantuvo exento de los plagios y estos son los casos que se hicieron notar gracias a las denuncias públicas de usuarios de las redes sociales.

 

 

San Gabriel Chilac, Puebla

 

La marca estadounidense Forever 21, hizo parte de su inventario de prendas bordadas de manera industrial, una blusa que presenta un peculiar diseño que claramente hace referencia al bordado nahua hecho a mano por artesanas de San Gabriel Chilac, Puebla.

 

La blusa hasta el momento es encontrada en la tienda en línea de la marca.

Fotografía proporcionada vía Instagram.

 

Fotografía de la tienda en línea de Forever 21.

 

 

 

Aguacatenango, Chiapas

 

Por segunda vez, la comunidad de Aguacatenango, Chiapas, fue objeto de plagios para la marca Zara, perteneciente a Grupo Inditex. El primer caso se registró en marzo del 2017 y poco más de un año, el plagio a los bordados elaborados a mano, se vuelven parte de una prenda elaborada en masa con un bordado programado, lo que deslinda a la prenda y al proceso de cualquier aspecto cultural o tradicional.

 

La prenda, promocionada como “chaqueta”, fue puesta a la venta en tiendas físicas y en línea, donde su precio inicial fue de 999.00 pesos para después encontrarla en un descuento que la dejaba en $ 599.00 pesos al público, un hecho que retrata la marcada diferencia con los procesos artesanales que realizan las artesanas de Aguacatenango que invierten hasta 50 horas para elaborar una prenda bordada a mano para ofertar hasta en $1,200.00

 

Como siempre ha sido con Zara y su largo historial de plagios a nivel internacional, hasta el momento no hay una declaración al respecto.

Fotografía de la tienda en línea de Zara.

 

 

Mezcla entre Oaxaca e Hidalgo

 

Como si plagiar una comunidad no fuera suficiente, la marca Batik Amarillis de Indonesia, fue denunciada por seguidoras de Viernes Tradicional por hacer uso de la inconografía chatina, tehuana y tenangos mezclándolos entre sí.

 

Las publicaciones de Instagram de la marca hacen referencia a una “inspiración mexicana”, sin embargo, dicho argumento no es válido dado a que no hay un crédito a las comunidades plagiadas y que las inconografías fueron explícitamente bordadas de manera industrial y mezcladas, rompiendo completamente con la cosmovisión de cada pueblo indígena implicado en estas pesadillas de “diseños”. 

 

La cuenta de Instagram de la tienda Batik Amarillis (@batikamarillis), comenzó a bloquear a cada persona que le cuestionaba sobre el origen de las prendas y su falta de ética al omitir el verdadero origen.

 

Fotografía de @batikamarillis vía Instagram donde se porta una prenda que infiere ser un huipil con iconografía de las flores del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, con relleno de iconografía de Tenango de Doria, Hidalgo.

 

Fotografía de @batikamarillis donde se puede ver una prenda con corte de blusa chatina y bordado industrial de tenangos.

 

 

Para conocer más sobre las consecuencias de plagiar, te recomendamos leer nuestro texto: http://viernestradicional.impacto.org.mx/blog/5-consecuencias-del-plagio-a-los-textiles-artesanales/

A %d blogueros les gusta esto: