Algunos mitos y leyendas le atribuyen el término de China Poblana a una esclava de la India llegada a México en 1625 tras ser vendida a un Capitán poblano; se cree que Mirrah, quien pasó a llamarse Catalina de San Juan, por sus exóticas tradiciones, gustos y rasgos, le dio vida a la indumentaria emblemática de México, sin embargo, sólo es un mito, además de que Catalina ni era china, ni era poblana.¹

 

La indumentaria de la China Poblana tuvo su aparición después de la Guerra de Independencia y su presencia estuvo muy marcada en la región del Bajío y Centro del país por el uso de las llamativas faldas con aplicaciones de lentejuelas.

 

El origen de este emblemático traje sigue siendo un tema de discusión; sin embargo, su belleza y las prendas que lo caracterizan, lo convierten en un distintivo a nivel internacional que merece su reconocimiento y hasta su propio festival.

 

La China de Puebla

Del 2 al 9 de septiembre, en el Ex Convento de Santa Mónica, en la ciudad de Puebla, se celebra el Segundo Festival: La China de Puebla. Como parte de su inauguración, el festival abrió con la plática: El Rebozo de la China Poblada, misma que fue impartida por el Maestro Raymundo Fraga y en la cual, #ViernesTradicional estuvo presente.

Fotografía de Lilia Martínez.

Maestro Raymundo Fraga impartiendo la plática: “El rebozo de la China Poblana”. Fotografía de Lilia Martínez.

 

El rebozo de la China Poblana

 

En palabras del Maestro Raymundo Fraga:

 

El rebozo es una prenda característica en la indumentaria de la China Poblana.

 

A partir de 1810, y a raíz de la Independencia de México, se comenzaron a ver las primeras faldas de la China Poblana en uso más cotidiano, sin embargo, fue hasta el el siglo XX cuando la indumentaria se convierte en el traje emblema de México y donde el rebozo siempre ha estado presente como característica primordial de éste.

 

Es importante remarcar que la indumentaria de la China Poblana está formada por:

  • Blusa bordada con chaquira y canutillo o flores bordadas a mano de San Gabriel Chilac, Puebla.
  • Falda castor, característica por sus aplicaciones de lentejuelas y chaquiras.
  • Fajilla.
  • El emblemático rebozo.

 

Los rebozos que son más comunes en la vestimenta, están hechos en Tenancingo, Estado de México y Santa María del Río, San Luis Potosí.

 

El rebozo

Hay todo un acervo sobre el rebozo, pero se consideran importantes dos características importantes:

  1. Para no confundirlo con una mantilla española, hay que concentrarnos en el lienzo del rebozo, es decir, en el tipo de tejido que se emplea para su elaboración.
  2. El segundo aspecto fundamental es el empuntado, es decir, los hilos que sobraron del telar de cintura o de pedal, como se tejen y adornan el terminado del lienzo. Yo considero que el trabajo del emputando es muy superior para considerar bello un rebozo, ya que en este terminado se pueden encontrar gran variedad de diseños

 

Son características que hacen del rebozo parte de nuestra identidad nacional.

 

El origen del rebozo

Hay muchas opiniones sobre el origen del rebozo; desde darle el crédito al origen prehispánico hasta su uso como herencia española o de Asia, pero no se llega a una conclusión concreta, sin embargo, es importante recalcar que en la época prehispánica se usaban lienzos, que, aunque no tenían empuntado, si tenían un fin utilitario para cargar a los bebés y transportar cosas, algo que sin duda fue influencia para la estilización de la prenda.

 

Es en el siglo XVIII, que el uso del rebozo estuvo unificado en todas las castas y comenzó a haber una gran variedad en diseños gracias a la importación de telas e hilos.

 

¿Por qué es importante el rebozo?

Hoy en día hay culturas o pueblos que en sus celebraciones religiosas se obligan a usar el rebozo como parte de su identidad. Aunque cada pueblo tiene rebozos de diferentes calidades, todos los usan como parte de su cultura; es un lenguaje de comunicación. Es un mecanismo que se va construyendo.

 

El rebozo ha pasado un proceso de transformación y construcción que se ha dado a través del tiempo y que sigue en constante evolución, ya que ha ido agregando elementos de otras culturas.

 

De acuerdo al uso podemos encontrar rebozos de:

  • Uso diario. Por ejemplo, en Uruapan, Michoacán, su uso va desde lo maternal, hasta para el cortejo. 
  • Uso del cumplimiento. En algunos pueblos de Michoacán, cuando una pareja se va a casar, la mamá del novio debe regalarle a la novia un rebozo.

 

Tipos de rebozos

Nos encontramos con varios tipos de rebozos:

  • Rebozo historiado. Refleja paisajes para conmemorar algo o registrar actividades y momentos importantes mediante tejidos o bordados.
  • Rebozo de luto. Son rebozos predilectos escogidos por sus dueños para ser enterrados con ellos. Para su teñido, en una olla se ponen a hervir fierros viejos e incluso plátanos podridos para que se logre el color negro, pero el olor final no es agradable, por lo que requiere un segundo proceso para aromatizarlos al gusto de la persona que lo manda hacer para el día de su muerte.
  • Rebozo liso. De un solo color o colores, no presenta bordados o detalles más allá de su tejido.
  • Rebozo de jaspe. Para la elaboración de este rebozo, el montado del telar tiene una peculiaridad por la forma en que se ponen y cuentan los hilos. Los hilos usados en este tipo de rebozo son de seda o algodón.
  • Rebozo bordado. Estos rebozos se enfocan en el bordado ya sea de punto de cruz o característico de la región en la que se haga.

 

Técnicas de elaboración

 

El proceso de elaboración de los rebozos llega a requerir varios meses. Las técnicas empleadas en su proceso pueden ser en:

Telar de cintura.

Telar de pedal.

 

Comúnmente los rebozos se hacen de hilo de algodón, seda, artisela (seda artificial traída de Europa).

El tejedor Don José de Malinalco, Estado de México, trabajando en telar de cintura la elaboración de un rebozo de jaspe en el día de la inauguración del Segundo Festival: La China de Puebla. Fotografía de Andrea Garibay.

Durante la plática, el Maestro Raymundo Fraga compartió un mensaje muy importante:

¡Sigan usando el rebozo!

Es una prenda que nos da identidad y de la cual, vale la pena hablar y conservar.

 

La plática estuvo seguida de una pasarela donde se mostraron diferentes formas de usar un rebozo con prendas contemporáneas.

Pasarela de rebozos. Fotografía de Andrea Garibay.

Pasarela de rebozos. Fotografía del Ex Convento de Santa Mónica.

Pasarela de rebozos. Fotografía de Andrea Garibay.

Pasarela de rebozos. Fotografía de Andrea Garibay.

Si te encuentras en la ciudad de Puebla, te invitamos a asistir a las actividades organizadas hasta el 9 de septiembre. Todas las actividades son gratuitas.

 

¹”La China Poblana”, Artes de México, Número 66, Primera Edición, 2003. Ciudad de México, México.