Warning: A non-numeric value encountered in /home/hfuphstc/public_html/viernestradicional/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5852

La nueva colección de temporada de la marca Michael Kors llegó marcada por el supuesto plagio al ”suéter artesanal mexicano”, pero ¿realmente se trata de una prenda artesanal?

Prenda reproducida por Michael Kors mostrada en pasarela.

 

Para ir desglosando el origen de esta prenda punto por punto, debemos plantear el término artesanía.

 

De acuerdo con el Manual de diferenciación entre artesanía y manualidad de FONART,  la artesanía es:

Un objeto o producto de identidad cultural comunitaria, hecho por procesos manuales continuos, auxiliados por implementos rudimentarios y algunos de función mecánica.

En término de la UNESCO:

La artesanía es una expresión artística cuyos cimientos descansan en las tradiciones de una comunidad. Su base es la transmisión del conocimiento a través de generaciones.

 

Entonces, la sudadera ¿es o no es artesanal?

 

Esta prenda es elaborada a partir de un tejido industrial de fibras recicladas como algodón, acrílico y poliéster, una textura que al final presenta un gran parecido con la tela conocida como jerga, un textil maquilado de manera industrial catalogado por su implementación en la limpieza. Por ello, la prenda también es conocida como “suéter de jerga”

 

La manufactura del suéter radica en diferentes áreas geográficas, aunque el principal punto de producción se encuentra en Contla de Juan Cuamatzi, Tlaxcala para después ser distribuido en grandes volúmenes a diferentes partes del país y ser ofertado en precios finales que van desde los $150.00 hasta los $250.00 pesos.

 

Así es que no, el suéter no es artesanal. Su elaboración no pertenece a ningún pueblo originario y su producción no representa una expresión artística comunitaria.

 

La prenda tuvo expansión en la década de 1970 debido a que surfistas estadounidenses provenientes de California, visitaban al estado vecino mexicano, Baja California, con el fin de practicar surf en las playas mexicanas, sin embargo, la necesidad de cubrir el cuerpo en las frías noches costeras, llevó a los turistas a adquirir los suéter conocidos en México como suéter de jerga. Los surfistas extranjeros lo llamaron “the Baja sweater” (el suéter de Baja) y desde ese entonces la prenda ha estado presente en diferentes culturas urbanas y movimientos estadounidenses gracias a su popularidad nacida en California.

 

Para tener una visión más clara de la elaboración de la prenda, platicamos con el artesano textil Ignacio Netzahualcóyotl quien es originario de Contla de Juan Cuamatzi, Tlaxcala:

 

A estas prendas, en la región las conocemos como canguros; su producción masiva se da en la década de los años 60´s derivado de los residuos textiles de otros productos industriales, es decir, la prenda es un sub producto.

 

Los canguros surgen con el cambio en los procesos textiles, pues en la región se trabajaba mucho en telar de pedales, aunque el proceso era lento. Al entrar la industria textil se cambian los procesos y las materias primas por fibras sintéticas. A raíz de ello surgió la prenda.

 

El suéter llegó a puntos turísticos del norte del país porque la industria textil en Contla comenzó a producir productos en masa con procesos semi industriales e industriales completamente, así que las personas que se dedicaban al comercio se encargaron de llevar la prenda a La Paz, Cancún y al centro del país. El éxito en la venta de la prenda radica en lo accesible que es, aquí en Tlaxcala se puede adquirir entre $40 y $100 pesos.

 

No es una prenda que hoy aporte algo como artesanía, incluso carece de iconografía y no es indispensable para la cultura textil artesanal, es una prenda barata y funcional que sirve como alternativa económica para cubrirse del frío.

 

El canguro es un caso de comercialización masiva pero no es la única pieza industrial, pues se produjeron una cantidad inmensa de productos con materiales de baja calidad.

 

La industria textil en la región en números es escasa, son 5 fábricas, pero para nosotros es un número relevante porque estas mismas afectaron demasiado los procesos artesanales y la cultura textil de la región.

 

En este caso podríamos decir que nos encontramos ante la reproducción de una prenda fabricada de manera industrial carente de iconografía y valor cultural, misma que es elaborada por una industria que estuvo a punto de extinguir el verdadero trabajo artesanal textil de Contla, Tlaxcala.

 

Lo que nos queda por retomar de esta noticia es que aunque la prenda no sea de origen artesanal, después de todo #ElOrigenSíCuenta.

 

Agradecemos a Ignacio Netzahualcóyotl por su tiempo para platicarnos sobre el origen y fabricación del suéter también conocido como canguro.

A %d blogueros les gusta esto: